Casado, en el Congreso Nacional del PP
Casado, en el Congreso Nacional del PP EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS

El presidente del PP, Pablo Casado, ha asegurado este jueves que la nueva dirección del partido que ha presentado en su primer Comité Ejecutivo Nacional cuenta con representantes del resto de candidaturas que compitieron con él, a pesar de la ausencia de su principal adversaria, Soraya Sáenz de Santamaría, y de su núcleo duro después de que este miércoles no se lograra un acuerdo de integración satisfactorio para ambos.

"No lo estoy vendiendo como algo magnánimo ni como un gesto, yo necesito que el partido esté fuerte y no voy a permitir ninguna corriente interna", ha dicho sobre las personas con las que a partir de ahora pilotará el partido en una jornada que ha empezado de buena mañana con acusaciones cruzadas de no "saber perder" y no "saber ganar" un congreso por parte de afines a los dos candidatos finales.

La nueva época del PP ha echado a andar este jueves con una simbólica primera reunión de la Ejecutiva en Barcelona porque, según ha señalado Casado, Cataluña "va a estar a la vanguardia a la hora de defender nuestros principios".

El ambiente en la reunión ha sido una mezcla de alegría, por las personas que han sido llamadas por el presidente del PP a ocupar los puestos de más responsabilidad, pero en él también pesaban las ausencias, de Sáenz de Santamaría y de personas tan próximas a ella como el exjefe de gabinete de Mariano Rajoy, José Luis Ayllón, o de los exministros de Empleo y de Fomento, Fátima Báñez e Íñigo de la Serna.

Tampoco ha asistido al encuentro otro sorayo convencido, Alfonso Alonso, a pesar de que en tanto que presidente del PP del País Vasco es miembro nato de la Ejecutiva del PP y no necesitaba ser designado ahora por Casado.

García Egea, secretario general

Casado ha nombrado secretario general al diputado por Murcia Teodoro García Egea, un ingeniero de Telecomunicaciones y doctor en Robótica que ha sido su jefe de campaña en las primarias del partido. "El secretario general tiene que ser una persona de cierta confianza", ha explicado.

Otro puntal de su equipo, Javier Maroto, asciende a la vicesecretaría de Organización, la más importante de las seis que tendrá ahora el PP, una más que antes, a las que se incorpora Vicente Tirado como responsable de Política Autonómica y Local en sustitución de Javier Arenas, caido en desgracia tras el proceso interno del PP en el que apoyó a Santamaría.

Andrea Levy seguirá siendo vicesecretaria de Estudios y Programas, Isabel García Tejerina será vicesecretaria Sectorial; Cuca Gamarra, afín a Santamaría, lo será de Política Social y la diputada gallega, Marta González, consuma el guiño a Alberto Núñez Feijóo como vicesecretaria de Comunicación.

La exministra de Sanidad, Dolors Montserrat, sustituye como portavoz en el Congreso a Rafael Hernando, que presidirá ahora el Comité de Derechos y Garantías. El exdirector general de la Policía y otro hombre fuerte de la campaña de Casado, Ignacio Cosidó, será portavoz en el Senado en lugar de José Manuel Barreiro, mientras que Esteban González Pons continuará como portavoz en el Parlamento Europeo.

Casado ha asegurado que "la integración se ha cumplido hoy" con un equipo en el que contando al secretario general, los seis vicesecretarios y las secretarías está formado por 36 personas "de las que 10 fueron en la lista electoral de Saénz de Santamaría y otras 10 estuvieron en la candidatura de Cospedal en la primera fase y otros tres son representantes de las otras candidaturas".

"Exactamente la mitad del comité ejecutivo, de la estructura orgánica del nuevo equipo del PP, ha sido de otras candidaturas que se presentaron y tal y como me comprometí con Sáenz de Santamaría para hacer una integración al máximo nivel", ha afirmado Casado, que ha especificado que una de las seis vicesecretarías, la de Política Social, es para una persona próxima a la expresidenta, Cuca Gamarra, además de nueve secretarías de área.

En su organigrama destaca también el importante papel que desempeñarán los afines a Cospedal, que ha colocado a Tirado, secretario general del PP de Castilla-La Mancha que ella preside, y a dos de sus miembros de campaña en las primarias, Montserrat y García Tejerina.

Fracaso con Santamaría

El presidente del PP añadió, no obstante, que en la composición de la nueva dirección del partido "no cabía negociación sino integración".

Esta precisamente fue la disquisición de los contactos -o "negociación", como lo llaman los de Santamaría pero niega Casado- que se sucedieron este miércoles entre ambas partes para pactar una integración que finalmente no se alcanzó, al menos de la manera que pretendía la exvicepresidenta.

Ella pidió una representación del 43% en "todos los órganos de dirección" del partido, en consonancia con el apoyo que obtuvo por parte de los compromisarios (que fue del 42%) y Casado le replicó con que no aceptaría proporcionalidades sino la incorporación a su equipo de personas concretas, entre la que se encontraba su entorno más próximo. "Quiero contar con los mejores", insistió Casado a lo largo del miércoles.

Dos breves reuniones entre Casado y Santamaría, más un encuentro de más de dos horas y media entre las dos personas que cada uno designó para que siguieran hablando y una llamada telefónica por la noche no fueron suficientes para que los dos adversarios llegaran a un acuerdo.

Desunión del PP

El primer efecto ha sido este jueves la ausencia de Santamaría en la reunión de Barcelona, a pesar de que Casado le ofreció incorporarse a la Ejecutiva como una de las cinco vocales de libre designación, tal y como ya anunciaron que harían José Manuel García-Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes y a los que este jueves se ha unido la otra aspirante a liderar el PP y exsecretaria general, María Dolores de Cospedal.

Santamaría no ha aceptado de momento la proposición, por lo que hoy no estuvo en la reunión de Barcelona al término de la cual Casado ha dicho que la quinta plaza sigue vacante. "Mi teléfono está abierto para que se integre", ha dicho el presidente del PP.

Casado también ha recordado que ofreció puestos "a personas tan queridas y respetadas como Báñez, Ayllón y De la Serna", ausentes este jueves en Barcelona como su lideresa.

Tampoco ha estado presente el secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, que este miércoles había aceptado un puesto como secretario de área del partido al que renunció por la noche al ver que no se había alcanzado un acuerdo global de integración con Santamaría, a la que él apoyó en campaña.

En una entrevista en La Ser, Ayllón ha negado que el equipo de la exvicepresidenta hiciera llamadas para disuadir a sus afines de incorporarse al PP de Casado y ha explicado que fue Oyarzábal quien le telefoneó para comunicarle que renunciaría al puesto.

Casado no ha nombrado a Oyarzábal, pero sí a los otros miembros que han aceptado integrarse en su Ejecutiva y que antes trabajaron para la candidatura de Santamaría, entre quienes destacan el exministro de Industria, Álvaro Nadal, y Sergio Ramos, que desde 2011 ha trabajado en el Ministerio de la Presidencia.

Casado ha intentado pasar por encima de la polémica sobre la integración este jueves, cuando tras la Ejecutiva, ha proclamado que, con los presentes y los ausentes, "el PP está listo para salir a ganar, para recuperar votos que se fueron a Ciudadanos y sacar de la abstención a gente que se quedó en casa".