Inmigrantes rescatados en aguas del Estrecho.
Algunos de las personas de origen subsahariano rescatadas por Salvamento y atendidas por Cruz Roja esperan en el puerto de Tarifa (Cádiz) su traslado por la Guardia Civil. EFE / A.Carrasco Ragel

La Comisión Europea (CE) propuso este lunes dar a los Estados miembros 6.000 euros por cada inmigrante en necesidad de protección internacional que sea reubicado desde los futuros "centros controlados" que se crearán en la Unión Europea.

El Ejecutivo comunitario precisó en qué consistirán los "centros controlados" de inmigrantes y las plataformas regionales de desembarco en terceros países, ideas avaladas el pasado junio en una cumbre europea por los líderes de los Veintiocho.

Por un lado, la CE explicó que el objetivo de los centros controlados de inmigrantes será separar de manera más rápida y ordenada a las personas en necesidad de protección internacional y los inmigrantes irregulares; es decir, aquellos que no tienen derecho a permanecer en la UE y por tanto deben ser retornados.

Esos centros serán gestionados por los países que acepten albergarlos sobre una base voluntaria, según acordaron los mandatarios europeos el pasado junio.

La UE facilitará "pleno apoyo" a los Estados miembros donde se ubiquen los centros, a través de equipos formados por agentes fronterizos, intérpretes, expertos en asilo y funcionarios encargados de gestionar los retornos.

También les asignará una asistencia financiera completa, para cubrir todos los gastos operativos y de infraestructura de esos centros, y dará un apoyo económico de 6.000 euros por persona a cada Estado miembro que acepte acoger a desembarcados. A efectos de verificar el funcionamiento de los centros controlados, Bruselas plantea poner en marcha un proyecto piloto "lo antes posible".