El presidente del PP, Mariano Rajoy, se ha despedido este viernes de su partido, cuyo líder dejará de ser cuando este sábado los compromisarios elijan entre los dos candidatos para sucederle, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, asegurando que "me aparto, pero no me voy" y prometiendo que "desde luego, seré leal y todos sabéis lo que es ser leal".

La primera jornada del congreso extraordinario del PP ha estado centrada en ensalzar la figura de su todavía presidente y Rajoy ha respondido con un discurso en el que no ha hecho ninguna alusión a los candidatos a sucederle, que le escuchaban en la primera fila del auditorio.

Sí ha puesto en valor la "política de verdad, la que no sale en los periódicos" frente a la que muestran "las series de culto" y se ha reinvidicado como un político que convirtió en tal "no desde la Moncloa, ni Génova", sino "en las calles y las ruas".

Rajoy ha recordado que empezó en política "por el año 1977" en Pontevedra, "pegando carteles por la noche" después de haber estudiado las oposiciones durante el día, hasta llegar a la presidencia del partido hace 14 años, que han sido "los mejores de mi vida política, aunque algunos podrían haber sido un poco más cómodos".

Ha dado las gracias a sus compañeros del PP porque "me habéis regalado una vida llena de satisfacción, con muchos amigos, quizá con algún enemigo aunque yo no me considero enemigo de nadie, y con el orgullo de haber hecho algo bueno para el país".

"Ahora está de moda presentase en política con mucha pose, mucha sensiblería y muy poquita sustancia", ha dicho Rajoy ante los suyos y ha añadido que "nosotros no lo hemos necesitado, lo que ha hecho grande al PP no han sido los los envoltorios ni la insignificancia, es la responsabilidad de no haber tenido miedo a tomar decisiones aunque no fueran populares".

El mejor presidente

En su último discurso ante los suyos, Rajoy ha mostrado mucha menos emoción de la que han dejado ver quienes han intervenido antes que él en una primera jornada del congreso extraordinario que se ha querido que estuviera centrada en él y en su despedida.

Así, el presidente del comité organizador, Luis de Grandes, le ha dicho que "ha sido más difícil superar tu marcha, nos duele en el alma" y ha asegurado que "yo no quitaré tu retrato de mi mesa de trabajo, hay muchas razones para agradecer lo que ha hecho por España".

"No sólo has sido un gran presidente, sino que has sido el mejor presidente que hemos tenido nunca", le ha dicho a continuación Ana Pastor, que este viernes ha sido elegida presidenta del congreso extraordinario que el sábado elegirá a su sucesor al frente del PP.

Rajoy ha preferido ensalzar a la política -"he tenido el honor de ser político, y a mucha honra"- y ha vuelto a atacar a Pedro Sánchez, por llegar al Gobierno "por la puerta de atrás" a través de la moción de censura, en la que "se forjó no una alianza, sino una confabulación de perdedores e independentistas sin más afán ni proyecto que acabar con el Gobierno del PP".

No obstante, ha dicho a sus compañeros de partido, "volverán a buscarnos porque la España que que proponemos es la que desea la mayoría de los españoles".

Creación de empleo y Cataluña

Como ya hizo a principios de junio cuando anunció su despedida, Rajoy ha sacado pecho por la recuperación económica y la creación de empleo, porque Cataluña no se haya independizado y por la disolución de ETA.

"No es que la hayamos aliviado", ha dicho en referencia a la crisis económica, "es que le hemos dado la vuelta por completo" y "hoy España está mucho mejor que cuando llegamos al Gobierno", ha dicho el expresidente del Gobierno, que ha subrayado que se resistió a pedir el rescate a pedir de las voces que le instaban a hacerlo y que "desde el peor momento de la crisis se han creado 2,8 millones de puestos de trabajo y eso no se hace todo los días ni lo ha hecho nadie más que el PP".

En cuanto a Cataluña, "hemos tenido que enfrentarnos también a algo que no había ocurrido en 40 años democracia, la declaración de independencia de una región española".

Aquí, Rajoy ha recordado la terra incógnita que supuso aplicar el artículo 155 de la Constitución, "sin precedentes" porque no se había utilizado nunca, frente a quienes "les pareció muy fácil porque sabían lo que había que hacer y con quién y en qué momento".

"A mí no me parecía tan fácil la toma de una decisión que carecía de precendentes" , ha dicho Rajoy que finalmente ha celebrado que los responsables están "respondiendo ante los tribunales" o "huidos" y hoy no forman parte del gobierno de Cataluña.

A día de hoy, Rajoy ha señalado que lo que hay que defender en Cataluña "no es la soberanía". "Lo que corre en peligro es la libertad de esos catalanes que no pasan por el aro de la independencia".

Disolución de ETA

Asimismo,"hemos asistido al colapso de ETA, a la disolución de su maquinaria asesina, al fracaso de su doctrina y a la derrota de su proyecto criminal". "Hemos derrotado a ETA a cambio de nada", ha dicho tras asegurar que "jamás he pagado ningún precio político que pudiera entenderse como un premio para los asesinos".

"Jamás he procedido a un acercamiento de presos y no será porque no nos lo hayan demandado con insistencia", ha dicho Rajoy en alusión a la posibilidad que ahora estudia el Gobierno de Sánchez.