La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, entregará este fin de semana su cargo de número dos del partido "con la conciencia tranquila, sin cuentas pendientes y con mi lealtad intacta a nuestra formación política", según ha dicho en su intervención en la primera jornada del congreso extraordinario en el que los populares elegirán este sábado a su nuevo líder. A la hora de su adiós, ha asegurado, "no albergo ninguna frustración y os quiero dar las gracias a todos".

El tradicional informe de gestión de la secretaria general se ha convertido este viernes en una despedida de Cospedal de su cargo que, ha recordado, ocupa desde hace "diez años y un mes", ya que no está previsto que vaya a figurar en la nueva dirección que salga de la votación de los compromisarios del PP en la votación que se celebrará este sábado y en la que elegirán entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado como sucesor o sucesora de Mariano Rajoy.

Cospedal ha intervenido en la primera jornada del congreso extraordiario en el que este sábado los 3.082 compromisarios elegirán al nuevo líder del PP entre los dos candidatos, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

Ella también aspiró a sucederle, pero quedó eliminada en la primera ronda, en la votación de los militantes que el 5 de julio eligieron para pasar a la segunda ronda a la exvicepresidenta del Gobierno y al vicesecretario de Comunicación. "Tenemos que cerrarlo bien, con unidad , integración y grandeza", ha dicho del congreso extraordiario.

La todavía secretaria general no ha querido reivindicar su trayectoria "porque yo soy quien soy, lo saben mis amigos y lo sabe mi familia", aunque sí ha hecho una mención especial a su hijo y a su marido "porque siempre han tenido una buena cara ante ausencias tan numerosas e infamias tan injustas".

"Dejo la Secretaría General y os pido perdón a todos a los que haya podido herir u ofender. Hice siempre lo que consideraba que era más justo y he procurado no dejarme llevar nunca por incinaciones ni amistedes personales, mirando siempre lo que era mejor para el partido y para todos".

"Me encuentre donde me encuentre, mi corazón permanecerá junto a vosotros, lo encontrareis siempre defendiendo nuestro partido", ha dicho Cospedal en un emotivo discurso en el que se le ha quebrado la vez en varias ocasiones y que ha terminado con el auditorio aplaudiendo en pie.

Mensaje a Aznar

Sin citarle, en su discurso ha habido frases que han evocado al expresidente del PP José María Aznar, cuando Cospedal ha asegurado que "el centro derecha no tiene que reinventarse, está aquí".

Por lo demás su intervención ha sido una enumeración de reconocimientos a sus compañeros del partido, desde los empleados de todas sus sedes, hasta su presidente, Mariano Rajoy, pasando por concejales y diputados, a los que ha agradecido que hayan "defendido las politícas" del Gobierno del PP aún a costa de sus "intereses personales".

En un discurso en el que también ha atacado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su moción "destructiva", Cospedal ha insistido en el daño que han hecho al partido los casos de corrupción pero ha reinvidicado la honradez de los hombre y mujers el partido.

También ha tenido un recuerdo con los que ya no están, entre ellos Manuel Fraga y Rita Barberá, en especial para "todos los miembros del PP que murieron a mano de los asesinos etarras terroristas. Por ellos nunca claudicaremos y permiremos que se cambie la historia de lo que nunca pasó".