El presidente Trump pone rumbo a Europa
El presidente Donald J. Trump, atiende a los medios junto a la primera dama, Melania Trump, en el jardín sur de la Casa Blanca (Washington), antes de poner rumbo a Europa. MICHAEL REYNOLDS / EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, señaló este martes que la solución a la crisis de los niños separados de sus padres en la frontera con México es "que no vengan" a Estados Unidos "ilegalmente".

El Gobierno Trump empezó a aplicar en abril pasado su polémica política de "tolerancia cero" contra la inmigración, que llevó a separar de sus padres a cerca de 3.000 menores.

Esta medida fue finalmente suspendida a mediados de junio por las numerosas críticas recibidas. De los menores separados inicialmente, medio millar ya fueron entregados a sus padres.

El magistrado Dana Sabraw de San Diego (California) determinó a finales del mes pasado que los niños menores de cinco años debían volver con sus padres antes de este martes. El Gobierno de Trump, sin embargo, solo se ha comprometido a devolver en este plazo a entre 54 y 59 de los 102 niños que se encuentran en esta situación.

Para el resto (de 5 años en adelante), el juez estableció el 26 de julio como fecha límite para que los reúnan con sus familias.

"Tenemos leyes, tenemos fronteras. No vengan a nuestro país de manera ilegal. No es bueno", consideró Trump, que desde su llegada a la Casa Blanca ha desarrollado una política contraria a la inmigración.

Trump llegará este martes por la noche a Bruselas para participar los dos días siguientes en la cumbre de líderes de la OTAN. Después viajará al Reino Unido y concluirá su gira europea el 16 de julio en Helsinki, donde se reunirá con el mandatario ruso, Vladímir Putin.