Cómic del 11-M
Algunas imágenes del cómic. (EFE)
Los atentados del 11-M en Madrid van a ser llevados al cómic por los guionistas Antoni Guiral y Pepe Gálvez y los dibujantes
Jesús Redondo y Francis González en un ejercicio de estilo narrativo que evitará las escenas macabras y se ajustará a la sentencia del juicio para respetar la memoria de víctimas y familiares.

"Sólo habrá hechos probados en la sentencia. No vamos a inventarnos nada", apuntó Guiral en una entrevista , en la que explicó que su objetivo es "hacer un libro en el que quede testimonio" de unos atentados que causaron la muerte de 191 personas.

Sólo habrá hechos probados en la sentencia. No vamos a inventarnos nada

El cómic, que publicará la editorial Panini antes de 2009 y no tiene aún título, rondará las cien páginas y contará los hechos con varios "flash-back" que enlazarán la sala de vistas con la historia en viñetas.

El juez Javier Gómez Bermúdez, que presidió el tribunal, aparecerá en la primera de esas viñetas, iniciando la lectura de la sentencia, que estableció el pasado 31 de octubre que los atentados fueron obra de "células o grupos terroristas de tipo yihadista" y que no hubo intervención de ETA en ellos, aunque no condenó a ninguno de los acusados como autor intelectual de la masacre.

Esa sentencia será el hilo que conducirá al lector paso a paso por todos los hechos que se reconstruyeron en el tribunal, hasta terminar de nuevo en la sala, donde se cierra la narración del cómic.

Estilo realista

A pesar de su estilo realista, los autores han rechazado mostrar cadáveres. "No queremos jugar con el morbo, suficientemente mal lo están pasando los familiares de las víctimas como para hacerles revivir esos momentos", ha explicado Antoni Guiral.

Lo único que no va a ajustarse a la realidad en este trabajo es la aparición de dos personajes ficticios, un periodista y un familiar de una víctima, que servirán "para vehicular algunos sentimientos difíciles de plasmar en las viñetas, como el dolor o la angustia", ha indicado el guionista.