La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría ganó este jueves la primera vuelta de las primarias que elegirán al próximo líder del partido. Con 21.513 votos, Santamaría se impuso frente a otros cinco precandidatos y sobre todo frente a los dos aspirantes con más peso. Uno de ellos, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, también pasó el corte de los afiliados, porque quedó en segunda posición, con 19.967 votos. Sin embargo, el voto de la militancia, inédito hasta ahora en el PP en el proceso de elección a su líder nacional, dejó fuera de la carrera a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, quien, con 15.090 votos, no logró colocarse entre los dos candidatos más votados. Según las reglas del sistema de doble vuelta del PP, serán Santamaría y Casado quienes pasarán a la segunda ronda, al voto de los compromisarios que tendrá lugar en el congreso extraordinario del 20 y 21 de julio.

Paradójicamente, la votación de los afiliados dio la victoria a la candidata a la que, en principio, menos predicamento se le suponía entre la militancia del PP y que, quizá por eso, había subrayado durante la campaña su trabajo en el Gobierno y las posibilidades que le dan las encuestas de llevar al partido de vuelta a la Moncloa. Por el contrario, los afiliados dejaron fuera de la carrera a la sucesión a la que ha sido su secretaria general en los últimos diez años y a la que se ha acusado en campaña de hacer uso de su gran poder en el aparato.

Por lo que respecta a Casado, el recuento le situó en segundo lugar, a pesar de que durante la jornada su equipo se dio como ganador de una forma más segura mientras se acercaba el cierre de las 1.096 urnas instaladas en sedes del PP.

Estaban llamados a votar 66.706 afiliados inscritos para ello, un exiguo 7,6% de un censo oficial que dice que el PP tiene casi 870.000 diputados. Al final, los votos emitidos fueron 58.305, cerca del 87% del total. El origen de la euforia del equipo de Casado no era sólo que, decían «en Madrid nos estamos saliendo», como finalmente ocurrió, sino porque el vicesecretario ganó en plazas donde no se esperaba, como las ciudades de Lugo, Córdoba, Valencia o Cuenca, donde el triunfo se esperaba para Cospedal.

A pesar de la enemistad entre Cospedal y Santamaria, la tensión que más se ha percibido durante la campaña ha sido entre los dos miembros de la dirección nacional del PP, la secretaria general y el vicesecretario de Comunicación. También este jueves, cuando los equipos de Cospedal y Casado se acusaron mutuamente de "orientar" el voto de los afiliados por medio de sus interventores en las sedes de Barcelona y de Ciudad Real.

Conocidos los resultados, aún provisionales, de esta primera ronda, los crecientes llamamientos que en el PP piden una candidatura unitaria de cara al congreso extraordinario retumbarán aún más en los oídos de Santamaría y Casado. Así lo expresaron dirigentes populares desde Andalucía a Aragón, hasta llegar a Galicia, donde el presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijóo, animó a "hablar entre sí" a la primera y el segundo clasificados. En el equipo de la exvicepresidenta no se excluye esta posibilidad, mientras que el hueso más duro de roer es, de momento, Casado. Como a principio de campaña, en su equipo mantenían este jueves que "vamos hasta el final".