María Dolores de Cospedal pidió que el PP abra "un periodo de reflexión" tras la primera vuelta para la elección del líder del partido, y aseguró que no aspira a "ninguna responsabilidad ni cargo", pero que el 26% de los apoyos que ha obtenido "no puede quedar fuera".

En su comparecencia tras conocerse los resultados de la primera vuelta del proceso de elección del sustituto de Mariano Rajoy, que no pasó al quedar tercera, Cospedal dijo que hay que abrir ese periodo de reflexión "entre todos para acordar "lo que sea mejor para el PP", que será seguro, dijo, "lo mejor para España".

Cospedal insistió en que éste es un sistema de doble vuelta y que "hay muchos votos que no están integrados" en ninguna de las dos candidaturas que han llegado a la segunda vuelta, y de ahí la necesidad de abrir esta "reflexión".

Sobre su futuro político, Cospedal dijo que ahora no es el momento de responder, pero ha que hará lo mejor para el partido. "Lo que no voy a hacer es entorpecer a quien tenga que ser el futuro presidente del partido", remarcó.

Tampoco quiso decantarse por ninguno de los dos candidatos que ha pasado esta primera vuelta, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, al insistir en la necesidad de abrir una reflexión.

A su juicio, aún queda tiempo para "reflexionar y hablar", porque este proceso interno es de doble vuelta y hay que tener conversaciones hasta el Congreso.

Sobre si prefiere una candidatura unitaria, Cospedal mostró la misma prudencia y pidió que se tengan en cuenta los porcentajes de apoyo que ha recibido cada uno e iniciar una reflexión para ver que es lo mejor que se puede hacer, pero indicó que ella no debe tomar la iniciativa, sino que "le corresponde a ellos dos".