Carmen Calvo y Ximo Puig
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, durante la reunión de trabajo para coordinar la llegada al puerto de València de los inmigrantes del buque Aquarius. Efe/Juan Carlos Cárdenas

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, se ha reunido este jueves en Valencia con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, para coordinar la llegada del buque Aquarius.

Calvo y Puig han analizado todos los aspectos relativos al desembarco de los 630 refugiados que se dirigen al puerto de Valencia a bordo de ese barco y de dos fragatas italianas. El presidente valenciano ha considerado que el objetivo es que los inmigrantes que van a bordo "tengan un acogimiento positivo y un nuevo proyecto de vida".

Al respecto, ha indicado que la Comunitat Valenciana y España han demostrado que son "sociedades avanzadas, abiertas y progresistas, y esto creo que nos llena a todos de una satisfacción y de un orgullo de que esa patria no identitaria, sino de valores, está ahí".

Por su parte, la vicepresidenta Calvo ha dado detalles sobre la logística del desembarco: "Se hará de una manera escalonada, no llegarán todos la vez para que cada uno pueda tener una correcta asistencia médica y jurídica. Actuaremos según protocolos establecidos, estaremos atentos a qué personas piden asilo y a la figura de protección especial para personas que no pueden ser devueltas porque sus vidas pueden correr riesgo".

Calvo ha explicado que "se examinará caso por caso la situación todos" y si cumplen los requisitos para su acogida o para adquirir el estatus de refugiado. Después, se determinará si los rescatados son derivados a centros de extranjeros o a otros.