El Gobierno de Pedro Sánchez afronta una de sus primeras complicaciones internas con la dimisión este miércoles del recién nombrado ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, tras saberse que el año pasado fue condenado por defraudar a Hacienda 218.332 euros con una sociedad que constituyó en el año 2006 cuando trabajaba como presentador de televisión.

El titular de Cultura fue condenado a pagar 365.938 euros incluyendo recargos e intereses por los tres ejercicios fiscales, según informa 'El Confidencial'. Coincide además que esta situación se dio a partir de 2006, un año después de incorporarse a Telecinco como copresentador del Programa de Ana Rosa, donde estuvo hasta 2015.

Estas circunstancias le han llevado finalmente a renunciar a su cartera, a pesar de que a primera hora de este miércoles ha hablado con el presidente del Gobierno al que, según ha explicado después en una entrevista en Onda Cero, había dado todas las explicaciones. Sánchez, ha añadido, "me ha dicho que nuestro objetgivo es seguir trabajando y ser transparente".

Parecía así que se alejaba la posibilidad de una dimisión que, según han pasado las horas del día, ha ido ganando opciones hasta hacerse efectiva en torno a las 19 horas. Por ejemplo, debido a la difusión de un vídeo de 2015 en el que el propio Sánchez aseguraba que fulminaría a un miembro de su equipo que tuviera sociedades "para pagar la mitad de los impuestos", justo el caso de Huerta, convertido tras su dimisión en el ministro más efímero de la etapa democrática.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en dos sentencias de mayo de 2017 condena a Huerta por dejar de pagar la citada cantidad correspondiente a los ejercicios fiscales de 2006, 2007 y 2008 en los que habría facturado 798.521 euros. Lo hizo a través de Almaximo Profesionales de la Imagen, de la que era administrador único.

El titular de Cultura tributó por el impuesto de sociedades y no por el IRPF, como debería haber hecho, eludiendo así "los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF" y "engrosando además indebidamente el capítulo de gastos". Eso sí, sus acciones no constituyen delito porque la cantidad que dejó de pagar no llega a 120.000 euros por ejercicio.

Ya estaría "al corriente"

Según explican las dos sentencia del TSJM, Huerta se dedujo por actividades artísticas 43.770 euros en 2006, 80.481 en 2007 y 24.451 en 2008, habiendo declarado solo por servicios profesionales o rendimientos del trabajo 44.400, 43.065 y 60.000 euros, respectivamente.

Fuentes del Ministerio de Cultura han remitido a las declaraciones del ministro efectuadas a 'El Confidencial' en las que afirma estar "al corriente" de todas sus obligaciones tributarias "desde hace ya unos cuantos años". Huerta ha añadido que "la regulación fiscal a la que hace referencia el artículo se refiere a los ejercicios 2006, 2007 y 2008".

El Gobierno  se encuentra en contacto con el ministro para poder aclarar la información publicada y poder dar las explicaciones pertinentes a lo largo de este miércoles. Además, desde el PSOE ya han asegurado que el ministro comparecerá en el Congreso.