Barco 'Aquarius '
Migrantes en el barco de rescate 'Aquarius'. ÓSCAR CORRAL / EFE

Médicos Sin Fronteras agradeció este lunes el gesto de España, que por la tarde y ante la decisión de Italia y Malta de no acoger a los 629 inmigrantes que están a bordo del barco de rescate Aquarius ha ofrecido Valencia como desembarco.

Sin embargo, la organización, que seguía este lunes por la noche a la espera de instrucciones, aseguró que un viaje de tres días a Valencia con un barco que supera su capacidad máxima no es seguro para los ocupantes, y por ello solicita el desembarco inmediato de algunos migrantes. "El Aquarius agradece el gesto del Gobierno español, pero aún necesita instrucciones formales de los Centros de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma y Madrid. Un viaje de tres días a Valencia en un barco que supera su capacidad máxima es inseguro", sostuvieron vía Twitter.  

Según informa Europa Press, el Gobierno de España se estaría planteando el ofrecimiento del puerto de Palma para realizar el atraque del buque, ante las dificultades que presentaría viajar hasta Valencia.

Mientras se decide el futuro de más de 600 vidas, en el interior de la embarcación la tensión aumenta. La mayoría tienen "síntomas generalizados, como fatiga, deshidratación, dolores musculares, de cabeza y mareos", pero las condiciones de "estrés" y "hacinamiento" harán que muchos empeoren durante las próximas horas, según afirmó David Beversluis, de Médicos Sin Fronteras (MSF).

El doctor ha pedido un puerto de seguridad donde atracar lo antes posible, puesto que sin él crece el "riesgo a tener muchos más pacientes graves", manifestó  a Efe. Según detalló, una veintena de personas presentan quemaduras químicas, debido a la mezcla de agua salada con combustible. "Estos pacientes están en general estables, pero necesitarán un cuidado continuo de sus heridas y es mucho trabajo para nuestro equipo", señaló.

Hubo otros pacientes "críticos" por hipotermia y agotamiento, que han sido tratados con éxito y que continúan en observación, debido a la posibilidad de "desarrollar rápidamente problemas pulmonares", así como otros con ortopedias que presentan infecciones y que "es posible que necesiten operaciones". Asimismo, hay siete mujeres embarazadas a bordo que están "en buenas condiciones", pero cuya situación es "vulnerable" y podría empeorar en las próximas horas, según el doctor.

Las reservas de comida se agotan

Beversluis recordó que no habrá suficiente comida para el martes, otro de los motivos por los que ha pedido un puerto de seguridad lo antes posible. "No sabemos adónde vamos a ir con este barco", lamentó. "No podremos estar muchos días más", sentenció.

En un comunicado, el coordinador de Médicos sin Fronteras a bordo del Aquarius, Aloys Vimard, señaló que el buque se encontraba este lunes en aguas internacionales, entre Malta y Sicilia, y que,pese al ambiente de "calma", la gente estaba cada vez más nerviosa, puesto que el barco llevaba 12 horas sin moverse.  

Por el momento, la escasez de comida y agua se ha solucionado al recibir por la tarde 950 botellas de agua, 800 paquetes de fideos instantáneos y refrigerios que les ha entregado un buque de la marina maltesa. Este martes será otro día.