Màxim Huerta promete compromiso con el deporte
Màxim Huerta promete compromiso con el deporte EP

El periodista Màxim Huerta, ministro de Cultura y Deportes, ha concedido este viernes a Ana Rosa Quintana su primera entrevista tras jurar el cargo en el gobierno que acaba de formar el socialista Pedro Sánchez. "Este Ministerio se ha tratado con mucho desdén, estoy orgulloso de que vuelva y que toda la cultura y el deporte lo apoye", dijo el columnista del diario 20minutos.

Antes de que arrancase su primer consejo de ministros, Huerta explicaba que tenía "ganas de comenzar" y que en la reunión de este viernes se tratarán "las hojas de ruta con lo que vamos a empezar a hacer a partir de ahora". Una de ellas es el equipo que le apoyará y asesorará en su labor y, que según cuenta, "está totalmente construido". Huerta quiere que su mano derecha en el deporte "sea una persona importantísima e incontestable".

Tras conocerse la noticia de quién iba a ser el nuevo titular de Cultura y Deportes se han publicado perfiles sobre Huerta en los que se resalta que fue "contertulio de prensa rosa" durante diez años en El programa de Ana Rosa (Telecinco).

"Estoy muy feliz de venir de donde vengo y sería un error gravísimo criticar una labor que ven millones de espectadores en este país, gente que va al cine y al teatro, que se toma un café, que va a un restaurante, que compra un disco o baila en un concierto... pero que al mismo tiempo también ve la televisión", decía Huerta sobre su pasado televisivo.

"Criticar a gente que ha trabajado en un medio que ofrece cultura es un gran error", comentaba el periodista, quien también estuvo en el área de informativos de Telecinco.

Una de las alabanzas que ha recibido Màxim Huerta es que no haya borrado los tuits de su cuenta tras hacerle ministro. "No he tenido ninguna tentación de borrarlos. Soy la consecuencia de todo mi pasado cultural, personal y familiar. Soy todo lo que he vivido. He llegado a los 47 años y no tengo por qué borrar nada, son reprobables y no tienen nada que ver con la política actual ni con los momentos que ahora atravesamos", dijo tajante en el programa matinal de Mediaset.

Precisamente, algunos comentarios que hizo en Twitter el nuevo ministro de Cultura y Deportes se han utilizado en su contra. En relación a unos tuits de 2010, Huerta se justificó diciendo que eran "más viscerales" porque tenían que ver "con ataques hacia amigos que estaban actuando". Y añade: "Toda la gente de este país tiene momentos de furia, en los que se irrita. No son textos articulados criticando algo, son tuits. A veces irónicos, otros simpáticos, otros fuera de tono... que pertenecen también a la parte del ser humano". 

El periodista lo compara a esos momentos en los que se ha enfadado con su madre. "¿Que no los escribiría hoy? Pues absolutamente, pero igual que a la persona que más quiero en este mundo, mi madre, le he dicho "no puedo más" y me he marchado dando un portazo".

Una de las cosas que se le han echado en cara al nuevo ministro de Cultura y Deportes es que haya dicho que redes sociales que "odia el deporte". Huerta se ha defendido diciendo que no se han sacado las imágenes de cuando ha ido "a ver algún partido de basket, pero uno siempre busca los fallos, que es absolutamente lícito y divertido". 

Sobre este punto ha hecho hincapié en que "cree en el humor y en que no se critique el humor". "¿Cómo voy a quejarme de que me critiquen cuando yo he sido resbaladizo en algunos temas?", cuestionaba Huerta.

Momento en el que se ha dirigido a "los compañeros periodistas" a los que les ha dicho que "pueden buscar y rebuscar, aplaudir y criticar que para eso son periodistas, que el periodismo es muy necesario en este país y forma parte de la cultura".

Primera llamada: a su madre

Màxim Huerta confesó que nada más colgar el teléfono con el presidente Pedro Sánchez llamó a su madre. Algo que seguramente hace "cualquier persona en el momento en el que coge una responsabilidad y necesitas compartirla con la persona que más quieres".

En estos momentos, el escritor valenciano siente "una mezcla de vértigo e ilusión", un cocktail que, según él, es "sanísimo" porque "de ahí es de donde salen las grandes ideas". "Miedo, ganas responsabilidad, temblor… siempre surge algo bueno, estoy absolutamente convencido".

En palabras de Huerta, "las cosas que están bien no hace falta cambiarlas, no hay que hacer de pronto un borrón porque la cultura somos todos nosotros".

En ese sentido, el ministro se ha referido a la imagen exterior que proyecta la cultura y el deporte que tenemos en España. "Un cuadro, un plato, los actores, Plácido Domingo, los técnicos del Teatro Real… toda la gente que crea y que nos van representando".