Pedro Sánchez, junto a su mujer
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado de su mujer, Begoña Gómez, tras ser designado candidato del partido a la Moncloa. EFE

Bilbaína de nacimiento, pero criada en León, Begoña Gómez es una mujer con carácter y muy positiva, capaz de contagiar su vitalismo a su marido Pedro Sánchez, convertido este viernes en el séptimo presidente del gobierno tras la moción de censura que ha presentado a Mariano Rajoy. "Estoy preparada para la Moncloa", ha comentado Begoña tras la investidura del líder socialista.

La pareja se casó en 2006 en una ceremonia que ofició la socialista Trinidad Jiménez. Un año antes nacía su hija Carlota y en 2007 llegaría Ainhoa, dos niñas a las que sus padres han querido inculcarles la afición por la lectura y el deporte.

Directiva de una empresa que capta fondos para diversas ONGs y licenciada en marketing, Begoña conoció a su marido durante una fiesta en la que unos amigos les presentaron. "Fue un flechazo", confesaba ella. Siempre que puede, al matrimonio le gusta asistir a conciertos y, entre sus grupos favoritos, están La habitación roja y Björk.

Actualmente, el presidente del gobierno reside en Pozuelo de Alarcón (Madrid) con su mujer y sus niñas, y aunque les gustaría permanecer en esa casa, tendrán que mudarse al palacio de la Moncloa.

Gran enamorado de su familia, Pedro Sánchez siempre ha dicho que ellas (su mujer e hijas) son el soporte para compensar el desgaste acumulado desde que saltó a la primera línea política.

Hasta ese momento, mucha gente no sabía con quién estaba casada Begoña. Durante una entrevista con Jesús Calleja, Gómez confesaba entre risas que algún cliente le había soltado: "No me habías dicho que eras la mujer de Pedro Sánchez". Begoña no es solo un pilar fundamental para el madrileño, también "su mayor crítica", tal y como explicaba a la periodista Susanna Griso.