El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido que la moción de censura que ha presentado este viernes su formación tiene como fin que haya un Gobierno socialista, pero también ha dicho que persigue una convocatoria de elecciones, aunque no inmediatamente.

Antes, ha aclarado, hay que "recuperar la normalidad institucional y política", pero no ha querido concretar plazos. Sánchez, ha apelado a la "responsabilidad y generosidad" de los 350 diputados, también de los independentistas, para que apoyen su moción y sacar a España del "lodazal de la corrupción".

Sánchez ha dicho que la sentencia de Gürtel ha provocado "indignación social a la que hay que sumar alarma social"; en sus palabras, el fallo también ha deteriorado la imagen del país "ante la UE y "el mundo". "¿Dónde ponemos el listón a nuestra democracia?", se ha preguntado el dirigente, y ha acusado al Gobierno y al PP de "desentenderse" de lo ocurrido en sus filas. Cree que Mariano Rajoy es "el único responsable".

"La moción es constructiva, para garantizar la gobernabilidad, constituir y formar un Gobierno del PSOE, con fundamentos sólidos y una hoja de ruta clara", ha dicho Sánchez en su comparecencia ante los medios. Según ha señalado, será un Gobierno "para una agenda social, que cumplirá y hará cumplir la Constitución Española y que garantizará la convivencia y el cumplimiento de nuestro ordenamiento constitucional".

El PSOE argumenta en la moción, que va firmada por los 84 diputados del grupos socialista, que la "permanencia" en la Presidencia del  Gobierno de Mariano Rajoy "afectaría gravemente" a la credibilidad del Gobierno y a la "dignidad de la democracia española".

Por ello y al amparo del artículo 113 de la Constitución, la moción exige la "responsabilidad política" del Gobierno para recuperar la dignidad de las instituciones democráticas y restablecer la imprescindible estabilidad política.