La explosión producida por material pirotécnico almacenado de forma ilegal en una nave anexa a una vivienda particular en Paramos (Tui, Pontevedra) ha dejado dos personas fallecidas —un matrimonio de origen marroquí— y 37 personas heridas.

El suceso se produjo hacia las 16:25 horas del miércoles, cuando varios testigos alertaron a los servicios de emergencias de que habían escuchado un estruendo y veían una gran columna de humo en el lugar de Paramos, a unos diez minutos del centro de Tui, localidad del sur de Pontevedra fronteriza con Portugal, donde también se sintió la explosión.

La gran onda expansiva causó importantes destrozos en casas de la zona, con 12 viviendas prácticamente derruidas y varias decenas más afectadas en una u otra medida, así como vehículos particulares y otras propiedades en un radio de al menos un kilómetro.

A primera hora de este jueves, y después de que los equipos de desactivación de explosivos aseguraran el lugar, se retomaron las labores de rescate y de emergencias. Poco después, hallaron el cuerpo sin vida de un hombre en la misma vivienda en la que el miércoles había aparecido fallecida una mujer. Fue el hijo mayor de ambos, de 13 años, herido en la explosión, quien indicó a los servicios sanitarios que sus padres podrían haber muerto. Junto a él estaba su hermano menor, de 8 años.

En concreto, seis de las 37 personas heridas todavía continuaban este jueves ingresadas, mientras que otras dos seguían en observación. Su vida, sin embargo, no corre peligro. 

Ayudas

El presidente de la Xunga, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado antes de visitar la zona tras la reunión de su gabinete una serie de ayudas para rehabilitar y construir de nuevo las casas afectadas, ya que hasta sesenta son susceptibles de ser declaradas en ruinas, según técnicos municipales, y hay otras decenas más con daños sin cuantificar.

Núñez Feijóo ha enviado un mensaje de tranquilidad a los afectados y ha dicho que a donde no lleguen los seguros ahí estará la Xunta. También ha avanzado que ha pedido al delegado del Gobierno, ya que es una competencia estatal, una revisión exhaustiva de todas las instalaciones pirotécnicas donde se fabrique o almacene este material para minimizar los riesgos. En cualquier caso, consciente de que la explosión se ha producido en una nave junto a una vivienda donde se almacenaba material de modo ilegal, ha pedido colaboración a los ciudadanos para que denuncien si tienen constancia de algún hecho similar.

Un detenido

Por estos hechos, la Guardia Civil detuvo el miércoles a un hombre, propietario de una pirotecnia situada a menos de dos kilómetros, y que estaba precintada desde hace un año por un problema de licencias urbanísticas. Los agentes consideran que el detenido puede haber cometido dos delitos de homicidio por imprudencia y estragos, ya que relacionan el material que ha explotado con su propiedad. Está previsto que el viernes pase a disposición judicial en el juzgado número uno de Tui (Pontevedra) que se ha hecho cargo de la investigación. El Ayuntamiento de Tui ha declarado tres días de luto por la muerte de los vecinos.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.