Los duques de Sussex publicaron el lunes tres fotografías oficiales del día de su boda, celebrada el pasado sábado 19 de mayo en el castillo de Windsor, en la que han dejado un regalo para Diana de Gales.

El príncipe Harry ha querido homenajear a su madre y recordarla en en las instantáneas de una fecha tan señalada. Así, en las imágenes tomadas por el fotógrafo Alexi Lubomirski, el mismo que les retrató en la Frogmore House con motivo del anuncio de su compromiso y quien en su época retrató a Diana en numerosas ocasiones, se puede ver un mueble que no está colocado al azar.

En la fotografía se puede ver a la pareja sentada en un sofá dorado tapizado con tela de damasco en un color verde botella. El asiento es el mismo en el que Diana de Gales aparece sentada el 21 de diciembre de 1984 en las imágenes del bautizo del príncipe Enrique, a quien sostiene en brazos.

El príncipe Harry recuerda a su madre con este mueble, en el que una vez le sostuvo y ahora él mismo ocupa, con su mujer a sus pies. Además, el duque de Sussex fue bautizado en la Capilla de San Jorge, el mismo lugar donde contrajo matrimonio el sábado pasado.

Según informó la residencia oficial de los hijos del príncipe Carlos, las imágenes fueron captadas después de que el príncipe Enrique y Meghan recorrieran en carroza las calles de la localidad de Windsor, tras darse el "sí, quiero" en la capilla de San Jorge.

En una de ellas, publicada en blanco y negro, se puede ver a los recién casados sentados en unas escalinatas, él mirando sonriente al objetivo, mientras que ella dirige su vista hacia un lado al tiempo que sujeta el ramo de novia.

El nieto de la reina Isabel II, de 33 años, luce el uniforme del regimiento de caballería Blues & Royals de la Guardia Real que llevó en la ceremonia y ella, de 36, el vestido blanco de la británica Clare Waight Keller, que escogió para ese día.