Calatrava
Recreación de la escultura de Santiago Calatrava que será erigida a orillas del río Chicago. Calatrava / Alcaldía de Chicago / EFE

Una escultura de metal de casi nueve metros, obra del arquitecto, ingeniero y escultor español Santiago Calatrava, será erigida en el parque River Point, a orillas del río Chicago, según anunció el alcalde de la ciudad, Rahm Emanuel.

La obra, que se prevé que sea inaugurada en el verano de 2019, será un testimonio de "la nueva vitalidad de la ribera de Chicago", declaró Emanuel en un comunicado.

"Damos la bienvenida al internacionalmente renombrado Santiago Calatrava. Hoy se trata de celebrar los espacios públicos de Chicago, una ciudad frente al río, así como al lago", señaló el regidor en su cuenta de Twitter. "Chicago es una ciudad de arquitectura excepcional y arte público", agrego en otro tuit.

"Gracias por este increíble honor y por la calurosa bienvenida", respondió la oficina del arquitecto también a través de la red social.

Esta escultura de gran formato, con forma de espiral de color rojo y compuesta por láminas superpuestas, estará situada junto a un edificio de 52 pisos. No ha trascendido a cuánto asciende el presupuesto con el que contará.

Los desarrolladores del proyecto inmobiliario, Ivanhoé Cambridge, Hines y Levy Family Partners, eligieron a Calatrava entre otros artistas con la asesoría de la firma Michele Quinn Fine Art, según la alcaldía.

"Confiamos en que los habitantes de Chicago se enamoren de esta escultura, así como lo han hecho con otras creaciones españolas de Picasso, Miró y Plensa que engalanan sus plazas y parques", dijo Larry Levy, de Levy Family Partners.

Calatrava, de 66 años, ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 1999, el Premio Nacional de Arquitectura de 2005 y el Premio Europeo de Arquitectura de 2015. Pero la prensa de la ciudad estadounidense recuerda también que ha sido muy criticado por el sobrecoste de algunos de sus proyectos.

Chicago Tribune cita como ejemplo el edificio Oculus de Nueva York, en la zona que ocuparon las torres del World Trade Center, destruidas por los atentados del 11 de septiembre de 2011.  Esta estación de metro costó 4.000 millones de dólares, el doble de lo inicialmente previsto.