Paula Echevarría: "Tengo muchos motivos para sonreír"
Paula Echevarría: "Tengo muchos motivos para sonreír" EP

Recibe críticas día sí y día también. Cualquier cosa que Paula Echevarría haga es objeto de comentarios y en redes sociales mucho más. "Tienes arrugas en la frente para lo joven que eres" o "Uy los añitos ya... ni con filtros" son algunas de las cosas que le escriben los usuarios en sus fotos de Instagram.

Quizás por eso, en su último storie de Instagram, la protagonista de Velvet haya preferido abusar de los filtros antes de que comenzaran a lloverle las críticas. Paula aparece tumbada sobre la camilla de un centro de belleza al que acude habitualmente y acaba de hacerse un tratamiento facial antienvejecimiento. El procedimiento, según el propio establecimiento, "reduce las líneas de expresión y revitaliza".

Storie de Paula

Pero es que la ex de David Bustamante muestra un cutis que parece el de un bebé y no es porque el tratamiento que se ha hecho sea mágico. La imagen está retocada y muestra hasta una diferencia de tonalidad con respecto al resto de su cuerpo. Si se amplía la foto, se ve que la zona que corresponde al contorno del ojo no lleva filtro y, por eso, tiene otro color. Algo así como la cara de Britney Spears en la campaña para Kenzo.

Por suerte, para la actriz no cometió un error garrafal como el Kim Kardashian. Su poco conocimiento de los programas de edición de fotos para smartphone dejó uno de los epic fails más memorables de este 2018. Quiso adelgazarse tanto en una imagen para Instagram que terminó encogiendo el coche que aparece detrás de ella. Lo aplastó tanto que un poco más y desaparece.