El hombre de 70 años que murió este martes en Castellón apuñalado por su exyerno defendía a su nieta, de 22, de una posible agresión sexual después de que el agresor la obligara a desnudarse a punta de cuchillo, han confirmado fuentes policiales.

El suceso tuvo lugar a primera hora de la tarde en una vivienda de la Marjalería de Castellón, cuando un hombre de 46 años, sobre quien pesaba una orden de alejamiento de su expareja, acudió a la vivienda familiar. Allí se encontraban la madre de la mujer maltratada, la pareja de ésta -el hombre asesinado- y la hija de la denunciante, de 22 años.

La mujer, que había denunciado a su expareja por amenazas, no se encontraba en la vivienda al estar refugiada en un centro de acogida para mujeres víctimas de violencia machista. Según las investigaciones, el hombre, armado con un cuchillo, obligó a desnudarse a la joven en el salón de la vivienda y en ese momento la pareja de su abuela se enfrentó al agresor, quien lo apuñaló mortalmente.

En el enfrentamiento el agresor resultó herido, mientras la joven recibió cortes en las manos, según fuentes sanitarias, y ambos se encuentran ingresados en el Hospital General de Castellón, aunque no se teme por la vida de ninguno de ellos.

El supuesto homicida abandonó el lugar de los hechos y se hirió nuevamente contra una valla, tras lo que cayó a una acequia, donde fue detenido. Se encuentra en el hospital y la Policía está a la espera de que recobre el conocimiento para leerle sus derechos.

"Quería asesinarla"

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, ha afirmado que el hombre acudió al domicilio del fallecido "e intentó maniatar a los abuelos y a la hija para esperar a su expareja y asesinarla". Así lo ha dicho tras participar en el minuto de silencio convocado por el consistorio para condenar el suceso.

La alcaldesa ha explicado que era a su expareja, que se encontraba en un centro de protección de víctimas de la violencia de género en el momento del suceso, a la que iban dirigidas las agresiones en el domicilio de sus padres sin que por ahora se sepa si su hija de 22 años -que resultó también herida- era también objetivo de las mismas.

También ha indicado que "parece ser que había antecedentes pero la mujer no quería denunciar" y ha añadido que el protocolo de protección a la mujer en este caso "sí funcionó", porque también estaba custodiada por el Cuerpo Nacional de Policía. Sin embargo, ha agregado que "se escapa" en muchos casos esa protección al entorno familiar, y en este caso "su padre" -en alusión a la pareja de su madre-, que también son víctimas.

"Cuando sabes que tu hija está siendo víctima de violencia constante por parte de su marido, y que a veces no se denuncia por miedo, al final es todo el entorno el que sufre; por eso es importante la colaboración y la coordinación de todas las Administraciones Públicas", ha indicado Marco.

Consulta aquí más noticias de Castellón.