"¿Cómo te llamo: Aida Domenech o Dulceida?". Tiene más 1,6 millones de suscriptores en YouTube que esperan cada miércoles su vídeo (nunca falla) y más de 2 millones en Instagram, red social que lidera en España. Las marcas la quieren sí o sí, y Venus, la división femenina de Gillette, la acaba de fichar para que sea su imagen y presente el nuevo producto que lanzan para esta primavera-verano: la Venus Swirl.

Tienes un libro, una 'app', perfume propio, línea de ropa, un festival (el Dulceweekend) y una agencia de representación. Lo de instagramer y bloguera, se te queda ya pequeño.
¡Es una locura! (risas). Hago de fotógrafa, estilista, marketing, creadora de contenidos, rodajes, de modelo sin serlo y de actriz sin serlo todavía… Todos los días son diferentes: uno en la ofi, otro aquí, otra allá, pero estoy muy contenta.

¿Cómo haces para gestionar ese imperio?
Mi madre es la jefa de mi empresa que engloba Dulceidashop, In Management y Dulceweekend. Como soy una persona que no sabe delegar, casi todo pasa por mí, sobre todo, lo relacionado con mi marca de ropa y el festival… que son cosas muy mías. Estoy todo el día con el teléfono y es mi máximo dolor de cabeza, pero porque es lo que más me gusta cuidar.

Una empresa con 14 personas en la que casi todas, excepto dos, son mujeres.
Así es y me siento muy orgullosa de que con lo que yo he creado pueda darle un sueldo a tantas mujeres.

Bicho mío 👼🏻 @albapaulfe

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elMar 15, 2018 at 7:30 PDT

¿Y qué tal te organizas?
Muy mal. Durante la esta semana estoy hasta la 1 de la madrugada respondiendo mails y hasta Alba (su pareja) me dice: ‘pero deja ya el teléfono’ y le enseño el móvil para que no se enfade y vea que estoy trabajando, no en Instagram.

Pero tu cuenta personal de Instagram, ¿solo lo llevas tú?
Sí, sí, eso no lo toca nadie. ¡Prohibido! Prefiero poner una falta de ortografía, pero que ese texto sea mío.

Tienes muchísimos fans, pero también otros tantos que te critican. ¿Qué haces cuándo lees ciertas cosas?
Cuando son críticas constructivas, que aunque son constructivas molestan, lo que hago es escribir la respuesta, me desahogo y cuando lo tengo escrito, lo borro. Y ¿si no? Bloquear. La mayoría de la gente que me critica escribe desde la ignorancia: Ponen cosas que precisamente no hago, que son lo radicalmente opuesto a mí.

Te dicen cosas bonitas como que estas gorda...
Y también anoréxica. Siempre digo que lo más importante, y más en redes sociales, es la educación y el respeto. Lo único que no he mostrado en redes, porque lo que me gusta es que se vea lo bonito, es el carácter que tengo cuando me enfado.

Te acusan de no saber lo que es el feminismo.
Eso es. A mí nadie me tiene que decir cómo ser o no feminista. Apoyo la igualdad entre hombres y mujeres, apoyo a las mujeres y me gustaría que llegase un día en el que no muriese ni una y que no las maltratasen… No se trata del término. Creo que hay que luchar por la igualdad como en su día lo hicieron otras para que hoy podamos tener una serie de cosas. Lo veo algo lógico y necesario, pero me gustaría que la igualdad ya existiera.

🔥❤️

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elEne 3, 2018 at 3:08 PST

Subir una foto en biquini a una red social y más de uno dice que es cosificación. ¿Se está haciendo un uso excesivo de ese término?
Sí, creo que las mujeres podemos ir como queramos. Es como el tema de Cristina Pedroche y las Campanadas: que vaya como quiera. Aquí se habla de mujeres que se sienten guapas vistiendo como les da la gana. Si quieren enseñar un pezón, pues lo enseñan. Si quiero hacer top less o publicar fotos mías en ropa interior, ¿qué pasa?

Se ve que hay mucho 'hater'.
El 99% no te sigue, entonces… ¿qué hacen todo el día entrando en mi perfil? Parece como una especie de amor-odio: cuando a mí no me gusta alguien, no miro lo que hace.

Reflejos ✨ #BeBerlin @tezenisofficial #tezenisyoung 📸 @icanteachyou

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elMar 9, 2018 at 3:57 PST

¿Te preocupa?
En mi caso, soy una persona fuerte, pero… ¿imagínate que le haces esto a alguien y la destruyes? No hagas lo que no quieras que te hagan ni a ti ni a tus hijos.

La 'influencer' Lovely Pepa nos dejó de piedra con el vídeo en el que denunciaba lo mal que lo había pasado, sobre todo, por los comentarios que dejaban en el foro de la revista 'Vogue'.
Sí, pero Lovely Pepa, aunque se derrumbe en un momento determinado, es también una persona fuerte. Hablo de lo que se le hace a gente en los colegios, por ejemplo.  Puedes hundir mucho a una persona, ¿y qué necesidad hay?

¿Crees que es un atraso pensar que ser 'influencer' no es un trabajo?
Me parece una ignorancia quien dice que lo que yo hago no es un trabajo. Entonces, ¿por qué estoy ganándome la vida con esto desde 2009? Y yo no me dedico a llamar a hoteles para que me lo den todo gratis, ni a las marcas, ni a nadie… (risas).

Feelings ✨ @albertmullor

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elMar 1, 2018 at 10:24 PST

¿Lo pondrías al mismo nivel que una persona que se ha formado en una universidad?
Lo pongo al nivel de cualquier profesión en la que se desempeña una labor que conlleva un cansancio físico o mental. El mío implica hacer en un solo trabajo, muchos a la vez.

Bueno, desde el otro lado el trabajo de 'influencer' se ve idílico…
Pero cuando se dice algo sobre influencers, pues ya somos todos. Hay gente con muchos seguidores a la que igual le regalan productos, suben fotos y me parece estupendo. No lo critico, pero creo que a las cuatro que de verdad nos lo curramos no nos deberían meter en el saco.

En españa, casi ningún 'influencer' avisa a los usuarios con el hastag #AD de que en ese contenido se está publicitando algo. ¿No debería de regularse?
No me parece que haga falta usar ese hastag porque cuando es una publicidad se ve. En eso también consiste un poco mi trabajo y no es nada malo. Al principio, yo no veía ni un euro de las marcas y etiquetaba todo lo que llevaba puesto. Ahora, cobro por alguna de las cosas que menciono en mis fotos, pero porque son productos que utilizo, de lo contrario, no los pongo. Tenemos que ser reales, aunque mucha gente no lo es.

Rodando la nueva campaña de @rimmellondones y mi #StayMatte 200 💄 #DulceidaXrimmel

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elMar 5, 2018 at 8:27 PST

¿Cuántas personas necesitas para que te ayuden con las fotos en un viaje de trabajo?
Una. Normalmente es Alba y si ella no puede pues mi madre, mi representante o bien un amigo. En mi trabajo, no es indispensable contar con un fotógrafo profesional. Alba, no es un fotógrafa y me hace fotones. A mí me gusta la fotografía y, a raíz de dedicarme a esto he aprendido un montón, veo el ángulo y le preparo el teléfono para que ella solo tenga que disparar.

Tenía entendido que las 'influencer' combinaban fotos hechas con móvil y con una cámara réflex.
Sí, yo también, pero hago más con móvil. Cuando estoy en la playa y hace sol, me gusta más la luz del teléfono. Pero para contraluces y fondos desenfocados… ¡una buena réflex es perfecta!

Xmas sunsets 🐢 #puntacana

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) elDic 29, 2017 at 5:17 PST