Mujeres y niños rescatados por soldados nigerianos del grupo extremista Boko Haram
Mujeres y niños rescatados del grupo extremista Boko Haram por soldados nigerianos, en el norte de Nigeria. GTRES

Parte de las 110 niñas secuestradas por Boko Haram hace más de un mes en el noreste de Nigeria fueron liberadas por los terroristas este miércoles en la localidad donde fueron raptadas, Dapchi.

Así lo ha asegurado el portavoz de la Presidencia del país, Garba Shehu: "Las chicas están siendo transportadas a un lugar seguro. Daremos detalles más tarde. Damos las gracias a Dios". Asimismo, el presidente de la asociación Padres de las Estudiantes de Dapchi al diario Premium Times ha declarado: "Mis familiares y colegas en Dapchi me acaban de informar de que las niñas fueron devueltas esta mañana".

Algunas de las informaciones ofrecidas por medios locales aseguran que serían 105 las liberadas y que cinco habrían muerto durante el secuestro, si bien el Gobierno, de momento, no ha confirmado ese extremo.

Las estudiantes estaban cautivas desde el pasado 19 de febrero tras un ataque contra un instituto femenino de Dapchi, en el estado de Yobe, que recordó a la población el secuestro por Boko Haram de más de 200 chicas en la vecina región de Borno en 2014, de las que 112 no han sido liberadas aún.

La incertidumbre reinó en la primera semana tras el incidente debido a que las autoridades se culpaban mutuamente y no confirmaban los hechos, hasta que el presidente del país, Muhammadu Buhari, reconoció que las chicas habían sido secuestradas por terroristas y calificó el incidente de "desastre nacional".

El jefe de Estado se inclinó por negociar con los terroristas para garantizar "la liberación de las chicas de forma segura" y, en una visita a Yobe hace una semana, prometió que su Ejecutivo no descansaría hasta que la última de las niñas fuese devuelta a su familia.

El ministro nigeriano de Defensa, Mansur Dan-Ali, aseguró el pasado fin de semana que las 110 niñas serían liberadas en una o dos semanas, sin dar mayores explicaciones.

Amnistía Internacional denunció el pasado martes que el Ejército nigeriano ignoró al menos cinco llamadas que alertaban de que un convoy de Boko Haram se dirigía a Dapchi el mismo día del secuestro de las estudiantes.

Este nuevo secuestro causó gran indignación en la población y miedo en la zona, ya que las escuelas vecinas se encuentran cerradas desde que se conocieron los hechos.

Boko Haram, que en las lenguas locales significa "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.