Explosión en Austin, Texas
Presencia policial cerca de los grandes almacenes de una organización sin ánimo de lucro en Austin, Texas (EE UU), tras producirse una deflagración que investigan las autoridades. THAO NGUYEN / EFE

Una nueva deflagración ocurrida este martes en la ciudad de Austin (Texas, Estados Unidos), la sexta desde el 2 de marzo, dejó un hombre herido de consideración, según informaron las autoridades locales.

El incidente sucedió este martes por la tarde cerca de los grandes almacenes de una organización sin ánimo de lucro ubicados en el sur de la ciudad.

La Policía de Austin informó de que la deflagración tuvo su origen en un artefacto incendiario y no está relacionada con las bombas que han estallado en los últimos días en la capital de Texas.

"No ha explotado un paquete. Los elementos dentro del paquete no eran una bomba, sino un artefacto incendiario. En este momento, no tenemos ninguna razón para creer que este incidente tenga relación con las anteriores bombas", dijo en Twitter la Policía de Austin.

La organización en cuyos almacenes ocurrió el incidente se dedica a la venta de objetos donados.

El subjefe de la Policía de Austin, Ely Reyes, explicó en rueda de prensa que dos empleados estaban manipulando una caja "con material militar antiguo" cuando se activó uno de los dispositivos provocando un estallido.

Uno de ellos, de 30 años, resultó herido de consideración y tuvo que ser hospitalizado, pero su vida no corre peligro.

En la rueda de prensa, Reyes insistió que el suceso no fue un "ataque deliberado", sino "un accidente", por lo que no guarda relación con las explosiones previas.

Reyes, además, instó a la comunidad a que mantenga la calma y siga denunciando "cualquier objeto o paquete sospechoso que encuentren cercano a sus hogares".

La población de Austin, la capital de Texas, vive aterrorizada por una serie de paquetes bomba que han explotado en los últimos días en la ciudad sin motivo aparente ni objetivos concretos.

Desde el 2 de marzo han explotado cinco paquetes, uno de ellos en un centro de distribución de San Antonio, que han dejado hasta la fecha dos muertos y media docena de heridos.