Mame Mbaye, el mantero fallecido, en una protesta por la criminalización del top manta
Mame Mbaye, el mantero fallecido, en una protesta por la criminalización del top manta. ARCHIVO

El hombre de la foto (arriba) es Mame Mbaye, el mantero fallecido el jueves por la tarde tras sufrir un infarto. Según unas versiones falleció después de escapar a la carrera de la Policía durante una intervención contra el Top Manta. La Policía, sin embargo, considera su muerte "fortuita" y no relacionada con la operación contra la venta ambulante.

Algunos testigos han informado que Mbaye, de 35 años y originario de Senegal, era perseguido por dos agentes en moto cuando perdió la vida en la puerta de su casa, en la calle del Oso, de Lavapiés. Otros aseguran que la Policía no le perseguía, sino que acudió cuando ya estaba tendido en el suelo. Su muerte propició protestas en el barrio, que culminaron en una noche de disturbios, con seis detenidos.

El Ayuntamiento de Madrid ha lamentado su fallecimiento y su alcaldesa, Manuela Carmena, ha anunciado una investigación "a fondo" de lo ocurrido para actuar "en consecuencia".

Del fallecido se sabe que tenía 34 años, que era de origen senegalés, que llegó en patera a Canarias hace más de una década y que formaba parte del colectivo Manteros y Lateros de Madrid. Este sindicato lleva desde 2010 intentando descriminalizar la venta ambulante y denunciando las presiones y detenciones que padecen en la capital.

En la imagen, aportada por el sindicato de manteros, se le ve precisamente en una protesta. Lleva un cartel colgado en la espalda que dice "sobrevivir no es delito". Al parecer él tiene un hermano viviendo en Madrid y había intentado en diferentes ocasiones legalizar su residencia para obtener permiso de trabajo. Se dedicaba a la venta callejera de perfumes y amigos del fallecido han pedido que su cuerpo sea repatriado para enterrarlo en su país de origen.

El portavoz del sindicato de Manteros y Lateros de Madrid ha considerado que la responsabilidad de la muerte de su compañero recae en la Policía y en el Ayuntamiento. "Llevamos tres años denunciando la persecución, el acoso y explicándoles al Ayuntamiento lo que estaba pasando. Y no han hecho nada. Esto no es algo nuevo que llegan y matan a Mame. Llevábamos tiempo advirtiendo al concejal de seguridad, Javier Barbero, y a (Manuela) Carmena. y nada. Hoy lamentamos la muerte de un amigo.