Marta Sánchez
Marta Sánchez en 'El hormiguero'. GTRES

Ni 5 minutos ha tardado Marta Sánchez en lanzarle un mensaje al periodista Jordi Évole. "¿Esa es mi cámara?", preguntaba la artista a Pablo Motos casi nada más sentarse este miércoles en el plató de El Hormiguero. "Jordi, querido...", empezaba. "Yo que te admiro mucho, he de decirte que mi flor favorita son las peonías rosas para que me mandes un ramo por tu metedura de pata".

Se refería a la acusación que vertió el presentador de Salvados la última vez que se sentó junto a Motos y las hormigas, el pasado 23 de febrero. "Para mí, los pensionistas son los patriotas, no Marta Sánchez haciendo la letra de un himno mientras tributa su dinero fuera de España", dijo entonces después de criticar que Rivera, Rajoy o Albiol felicitaran a la madrileña por su versión del himno de España mientras los jubilados se manifestaban. La cantante no podía hacer oídos sordos y ha aprovechado ese primer plano para responder con contundencia: "Tributo en España desde que empecé a cantar a los 19 años. Y no solo eso. Todo lo que gano fuera lo traigo aquí y lo tributo aquí".

Polémicas aparte, el himno ha centrado la mayor parte de la entrevista, en la que ha revelado que su intención es grabar la canción que dividió a España. Eso sí, ha adelantado piensa donar los beneficios si finalmente le permiten ponerle letra al himno. "No voy a ganar un solo duro. Si se autoriza mi letra destinaré el dinero a los españoles, o a los pensionistas o a los colegios".

Como curiosidad, recibió 104 mensajes de WhatsApp un día después de que se viralizara el vídeo en el que entonaba sus frases más patrióticas enfundada en un vestido rojo. Para ella, el himno "se merece una oportunidad" y su letra no es más que una "carta de amor" que le hizo a su país.