La cantante Marta Sánchez conmemoraba este sábado en su concierto en el Teatro de la Zarzuela de Madrid sus treinta años de trayectoria musical, por lo que decidió concluirlo por todo lo alto: cantando una versión con letra del himno español.  "Vuelvo a casa, a mi amada tierra, la que vio nacer mi corazón aquí", comienza diciendo la canción.

La artista ofreció un concierto con un formato desnudo, solo piano y voz. Y como colofón a su debut en este teatro, vestida con un mono rojo y una capa del mismo color, Sánchez emocionó a los asistentes con su propia versión del himno de España.

"Vuelvo a casa, a mi amada tierra, la que vio nacer mi corazón aquí. Hoy te canto para decirte cuánto orgullo hay en mí, por eso resistí. Crece mi amor cada vez que me voy, pero no olvides que sin ti no sé vivir. Rojo, amarillo, colores que brillan en mi corazón y no pido perdón", versa su creación.

Iluminada por luces amarillas y rojas, y acompañada por un piano, la artista madrileña (1966) continuó entre aplausos con el tema con el que cerró su concierto. "Grande España, a Dios le doy las gracias por nacer aquí, honrarte hasta el fin. Como tu hija llevaré ese honor, llenar cada rincón con tus rayos de sol. Y si algún día no puedo volver, guárdame un sitio para descansar al fin", concluye la letra.

Las entradas para su concierto estaban agotadas desde hace meses. El escenario elegido, el Teatro de la Zarzuela, es mismo en el que actuó su padre, el barítono Antonio Sánchez Camporro. "Es un lugar que significa muchas cosas, porque aquí vino mucho con (mi padrino) Alfredo Krauss", aseguraba hace unos días con motivo de la presentación de este espectáculo.

En aquel encuentro con los medios, Sánchez decía sentirse "muy afortunada" por poder actuar en el Teatro de la Zarzuela. "Quiero llenar las paredes de este lugar con mi voz", manifestaba la cantante, antes de vaticinar: "Si me siento cómoda en este formato, no veis más lentejuelas".