Uber
Una joven maneja la aplicación Uber. UBER

Uber, la plataforma de transporte que conecta a usuarios y conductores y que ha puesto en pie de guerra al sector del taxi, volverá a operar en Barcelona a partir de las 08:00 horas de este martes con licencias VTC (alquiler de vehículos con conductor profesional).

Uber desembarcó en Barcelona en abril de 2014 y se retiró de la ciudad en diciembre de ese mismo año, después de que un juez dictaminara el cese de la aplicación Uber Pop, al constatar que sus conductores carecían de autorización administrativa para desarrollar su labor y que su actividad suponía competencia desleal.

Cuatro años después, la compañía vuelve a la capital catalana con uberX, el servicio de alquiler de coches con conductor bajo licencias VTC con el que lleva operando en Madrid desde hace dos años.

Los taxistas ya han advertido de que no se quedarán de brazos cruzados ante el retorno de la multinacional y que volverán a movilizarse para defender los intereses del sector.

"Barcelona es una ciudad muy especial para Uber y esta vez queremos hacer las cosas bien. Creemos que Uber puede formar parte de la solución al gran reto de movilidad de la ciudad y esperamos trabajar de la mano del Ayuntamiento, de la Generalitat y del sector del taxi para, entre todos, conseguir que cada día más barceloneses dejen su coche en casa", destaca en un comunicado el director de Uber en España, Juan Galiardo.

La plataforma asegura en los últimos tres años ha recibido miles de mensajes de usuarios interesándose por su vuelta a Barcelona, donde solo en el año 2016 más de un millón de personas abrieron la aplicación para intentar solicitar un servicio.

Uber destaca que todos sus conductores disponen de un vehículo con autorización VTC. Ha comprobado, además, que los profesionales estén dados de alta en el régimen de autónomos o constituidos como empresa, así como sus antecedentes penales, la ficha técnica del vehículo y la vigencia del seguro.

Los vehículos de Uber se sumarán ahora a los de Cabify, la única plataforma que hasta ahora operaba en Barcelona a través de licencias VTC.

El AMB prepara un nuevo reglamento para impedir que Uber pueda operar en Barcelona

Justo el mismo día en que Uber vuelve a operar en Barcelona, el vicepresidente de Mobilitat i Transport del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), Antoni Poveda, ha anunciado que el organismo, que tiene entre sus competencias el transporte de viajeros, prepara un nuevo reglamento que se podría aprobar el mes que viene para impedir que Uber opere en la capital catalana.

La norma prevé que todo el servicio de transporte de pasajeros tendrá que tenwr el permiso del AMB para operar y Poveda ya ha avanzado que no se otorgarán más licencias. Es decir, el AMB dará licencias a los 10.600 taxis que hay en Barcelona y la negará a los vehículos de Uber por mucho que estos dispongan de licencia VTC. "En estos momentos con el servicio de taxi la demanda está cubierta y somos partidarios de no dar más licencias por servicios complementarios", ha asegurado.

Una vez entre en vigor la norma, los vehículos que sigan operando serán sancionados en base a la legislación vigente.

Poveda ha recordado que el sector del taxi está regulado y que si no se hace lo mismo con los que le hacen la competencia, el sector se convertirá en una "selva". Es por eso que aunque los vehículos de Uber dispongan de licencia VTC, necesitarán el permiso del AMB para seguir trabajando en Barcelona.

Élite Taxi cree que volverán a echar a Uber de Barcelona porque "traen miseria"

El portavoz de Élite Taxi Barcelona, Alberto Álvarez, ha augurado este martes que el sector del taxi conseguirá expulsar de nuevo a Uber del área metropolitana porque "vienen a traer miseria y precariedad laboral" y practican "un capitalismo agresivo y salvaje".

"Defenderemos a nuestras familias en la calle, en los despachos y donde haga falta", ha sostenido el representante de los taxistas, más conocido como Tito, tras conocer que la plataforma de transporte que conecta a usuarios y conductores vuelve a operar desde este mañana en Barcelona con licencias VTC (alquiler de vehículos con conductor profesional). 

Pese a la animadversión que provoca Uber en el sector, Álvarez ha explicado, que de momento no han convocado acciones de protesta a la espera de ver cómo se aplica el nuevo reglamento de ordenación de la actividad del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que está en fase de discusión pública.

En este reglamento, que recoge el marco normativo al que se tendrán que someter las empresas de VTC, se detalla que el ejercicio de estas licencias estará condicionado a una autorización previa que conceda la propia AMB, entre otras medidas.

"Estamos expectantes. Veremos cómo se aplica el reglamento, que creemos pueda estar ya vigente a finales de mayo", ha señalado Álvarez, que insiste en que "el reglamento es la solución" porque "no tenemos miedo a competir pero no en desigualdad de condiciones".

Así, ha subrayado que "nosotros pagamos aquí los impuestos y estamos hiperregulados, mientras que ellos no lo están y se llevan sus impuestos fuera".

El portavoz de Élite Taxi ha alertado de que, sin un reglamento, "el sector está en peligro de muerte", y ha pedido a las policías locales que apliquen la reglamentación que ya existe y sancionen a aquellos vehículos que la incumplen.

Álvarez ha denunciado también el discurso de Uber preguntándose "quién se cree que poniendo más coches en la calle se mejorará la movilidad del área de Barcelona" y recordando que "el taxi deja 2.000 coches en casa cada día" para asegurar que haya actividad para todos.

El Ajuntament reivindica el papel del taxi

La regidora de Mobilitat del Ajuntament de Barcelona, Mercedes Vidal, ha reivindicado este martes el papel del taxi y ha asegurado que es un servicio público "de calidad" con el que "estamos totalmente comprometidos".

"Tenemos cerca de 10.500 en el área metropolitana y lo último que necesitamos es añadir vehículos al área dando un servicio que ya está prestando el taxi", ha afirmado Vidal en declaraciones a los medios horas después de que Uber vuelve a operar en la ciudad de Barcelona.

Vidal también ha destacado que es "un servicio con muchos controles por parte del AMB" y ha recordado que este ente está preparando un reglamento para que no se sobrepasen las licencias VTC establecidas por el Estado, es decir, una para cada 30 taxis. En la capital catalana, por lo tanto, corresponden unas 300.

Vidal se ha quejado de que el Estado, responsable de otorgar las licencias VTC, no está garantizando esta ratio y que entre abril y mayo el AMB aprobará este reglamento, ahora en fase de exposición pública, para asegurarse de que se cumple esta proporción, con unos controles y sanciones previstos.

La regidora ha asegurado que este reglamento se está impulsando con "transparencia" y con un "amplio consenso" y que todos los sectores implicados y partidos políticos con representación han podido participar.

Actualmente, las licencias VTC son de titularidad estatal y están cedidas a las comunidades, pero para Vidal "lo que no es de recibo es que todas aquellas licencias se acumulan en el área metropolitana y prestan un servicio para el que no han sido diseñados".

La regidora de Mobilitat ha revelado que los responsables de Uber se entrevistaron con el Ajuntament a inicios del mandato y les expusieron su intención de trabajar con licencias VTC. En este sentido, los responsables de la compañía les pidieron ayuda para liberalizar las licencias pero el gobierno municipal les mostró la intención contraria.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.