La forma del agua
La actriz Sally Hawkins, en un fotograma de la película 'La forma del agua', dirigida por Guillermo del Toro. FOX

Desde que el pasado mes de octubre un reportaje publicado por el diario The New York Times revelara los supuestos abusos sexuales de Harvey Weinstein, uno de los hombres más poderosos de Hollywood, a actrices y otras mujeres de la industria, las polémicas en torno a este tema no han parado de crecer.

A los supuestos abusos del productor, que se prolongaron por más de una década, se han sumado otros casos que incluyen a algunas de las personalidades más importantes del cine. Kevin Spacey, Woody Allen, Ryan Seacrest o James Franco son algunos de los famosos acusados por mujeres sumadas a la marea del #MeToo.

El mundo del cine está envuelto en la polémica y ya afecta a la mayoría de películas favoritas para los premios Óscar de este domingo. Las acusaciones de pedofilia, plagio o racismo han empañado estos premios, según informa BBC.

Acusaciones de plagio

La forma del agua, el último trabajo del mexicano Guillermo del Toro, ha sido la que más nominaciones ha obtenido, 13 en total. Pero la película no solo ha sido noticia por ello. Hace unos días David Zindel presentó una demanda en California acusando al director de plagiar la obra Let Me Hear You Whisper (Déjame oirte susurrar), escrita por su padre, Paul Zindel, en los años 60.

Zindel, que tomó acciones contra Del Toro, el productor Daniel Kraus y Fox Searchlight, exige reparaciones por daños y perjuicios además de una parte del dinero recaudado en taquilla, aseguró BBC.

Fox Searchlight señaló en un comunicado que las acusaciones eran "totalmente infundadas". "Es más, la denuncia parece calculada para que coincida con el ciclo de votación de los premios de la Academia y así presionar para que el estudio llegue a un acuerdo rápido. En lugar de eso, nos defenderemos con fuerza y, por extensión, defenderemos esta original y revolucionaria película", añadió.

Sin embargo, ya se habían señalado las similitudes de La forma del agua con la película dirigida por el holandés Marc S. Nollkaempe The Space Between Us (2015), que narra la historia de una mujer de la limpieza que se enamora de una criatura acuática.

Aunque la Academia de Cine de Holanda exoneró a Del Toro, poco después el director francés Jean-Pierre Jeunet  afirmó que varias escenas de la película estaban copiadas de su obra Delicatessen (1991).

Este domingo se comprobará si todas estas denuncias terminan afectando al film o juegan a su favor. Hay quien ya bromea con el tema, señalando que la comedia romántica Splash (1984), en la que un hombre se enamora de una sirena, debería ir preparando su demanda.

Acusaciones de racismo

La principal rival de La forma del agua, Tres anuncios en las afueras, que tiene siete nominaciones a los Óscar, se ha visto también afectada por la polémica, en este caso acusada de racismo, informa la BBC.

La película preferida por el público, escrita y dirigida por el irlandés Martin McDonagh, arrasó en los Globos de Oro, los SAG (Sindicato de Actores) y los Bafta del cine británico. Tuvo también una buena acogida tras su estreno en el festival de cine de Toronto. Pero cuando se proyectó en salas generales comenzaron a surgir las voces que criticaban un "tratamiento excesivamente benévolo" hacia Dixon, un policía racista interpretado por Sam Rockwell.

El propio McDonagh intervino en la polémica. "No creo que eso sea así en absoluto. Empieza como un patán racista y se mantiene casi igual pero, al final, se da cuenta de que tiene que cambiar. Hay espacio para ello, pero no es que se convierta en una suerte de héroe", señaló.

Además, algunos sectores critican también el tratamiento a la cuestión racial y la poca relevancia de los personajes afroestadounidenses, a lo que el guionista reconoció que "no le puede gustar a todos". "Se supone que es una película intencionadamente difícil y desordenada. Porque vivimos en un mundo difícil y desordenado", añadió.

Acusaciones de fomentar la pedofilia

Call Me By Your Name (Llámame por tu nombre), es una historia romántica de amor homosexual que narra el romance entre entre un adolescente, Elio (Timothée Chalamet), y el ayudante de su padre, Oliver (Armie Hammer), durante el verano de 1983 en un pueblo italiano.

Que uno tenga 17 y el otro 24 años ha hecho saltar las alarmas de los sectores más conservadores, que consideran que la película dirigida por Luca Guadagnino estaba promoviendo la pedofilia, como señaló Fox News. El actor James Woods también rechazó a través de Twitter la película, asegurando que mostraba "el clima sexual de Hollywood".

El periodista Jeffrey Bloomer escribió un artículo para la revista Slate hablando sobre la polémica, según informa la BBC. "En mi opinión, es razonable que la relación poco convencional que presenta la película pueda ser perturbadora para algunos, pero no es razonable decir que el filme respalda la pedofilia o cualquier relación de abuso de poder", escribió. "Si seguimos un camino de censura y sin reconocer los matices del arte, pocas cosas sobrevivirán a ese viaje", concluyó.