Tuvimos un inicio de legislatura diferente, con nuevos partidos que querían marcar una impronta alejada a la tradicional. ¿Cómo ha sido la evolución hasta la actual situación de convivencia?
Presidir el Congreso de los Diputados esta legislatura no está siendo nada fácil. Como experiencia personal puedo decir que el instrumento más importante es el diálogo, el equilibrio. Una persona que preside una institución como esta no puede echar leña al fuego, sino todo lo contrario.Donde no hay paz, poner paz.

No hay un manual de instrucciones actualizado...
El reglamento del Congreso está hecho a principios de los años 80. Han pasado muchos años y hay muchas cosas que habría que adaptar. Soy una persona que me gusta el respeto y que me gusta el buen clima. En muchas ocasiones, el propio debate parlamentario es muy duro y conlleva aplicar el reglamento. Hay que poner orden en muchos casos.

Ha habido críticas respecto a que el Congreso ha reducido su actividad legislativa. ¿Está paralizado?
La actividad de la Cámara es muy intensa.Distinto es que haya grupos que quieran que salga adelante una ley y otros que no.El Parlamento está muy fragmentado, por lo que para aprobar leyes, tiene que haber un acuerdo entre varios partidos. A pesar de los tópicos, la actividad de los parlamentarios es muy intensa.

¿Cómo le ha afectado el conflicto en Cataluña?
Lo he vivido con muchísima pena. Como presidenta del Congreso de los Diputados, no hay nada más triste que ver cómo se utilizan las instituciones con fines partidistas.Es importantísimo el mensaje de que las instituciones están para defender la ley, la Constitución y los Estatutos de la Autonomía.

¿Qué le parece la propuesta de cambiar el nombre de Congreso de los Diputados porque se puede considerar machista?
Para mí, el nombre de Congreso de los Diputados nos representa a todos los españoles.Los políticos nos tenemos que dedicar a lo que verdaderamente importa a la gente, que es a que tengan el empleo que muchos no tienen todavía, a mejorar la sanidad, a luchar contra la violencia de género... También a llegar a un gran pacto educativo, que es fundamental. A eso nos tenemos que dedicar. Respetando lo que dice todo el mundo, no veo que haya que legislar en esa materia, porque tenemos mucho trabajo por hacer.

¿Habrá presupuestos?
No puedo entrar en política, tengo que representar a todos, pero creo que los grupos parlamentarios tendrían que pensar si es bueno para España que haya presupuestos.Si es bueno, diría que ahí deben estar los grupos.

La gente está inquieta ante la situación de las pensiones. ¿Es optimista respecto a que la comisión del Pacto de Toledo llegue a un acuerdo?
Si alguna obligación tenemos los políticos es llegar a un acuerdo en algo que forma parte del corazón de nuestra sociedad del bienestar, como es el Pacto de Toledo y las pensiones.En la calle nadie comprendería que no lleguemos a un acuerdo que es fundamental para el futuro.Mucha gente lleva trabajando toda su vida y lo que quiere es llegar a la jubilación teniendo una vida digna. De todo lo que hemos hablado, considero que el acuerdo de las pensiones es lo más importante que tenemos que sacar adelante.

Este año celebramos el 40 aniversario de la Constitución.
Sí, celebramos el esfuerzo que se hizo en España hace 40 años. Supuso que personas de orígenes muy diferentes se pusieran de acuerdo y lograran hacer esa gran Constitución que es la de 1978.Es la Constitución de todos.Desde el Congreso de losDiputados también queremos poner en valor cómo éramos, cuánto ha mejorado la democracia y todo lo que nos ha traído a los españoles.

¿Qué tienen previsto hacer el 8 de marzo?
Es muy importante que desde el Congreso de los Diputados conmemoremos el Día de la Mujer Trabajadora. A pesar de que hemos cambiado y hemos mejorado mucho en España, queda todavía mucho por hacer en igualdad de oportunidades, en la brecha salarial, en la brecha de actividad de las mujeres. Queda también mucho por hacer en violencia contra las mujeres. Son ámbitos que hay que trabajar profundamente y hay que seguir esforzándose. Las mujeres no queremos ser mejores que los hombres, pero desde luego no vamos a permitir ser menos que los hombres.

¿Qué se puede hacer para afrontar la brecha salarial?
Se está haciendo un esfuerzo desde Inspección de Trabajo.Además hay que protocolizar y enseñar en las propias empresas a diagnosticarla, por qué hay determinados puestos de trabajo que, aun teniendo el mismo contenido, tienen distinta retribución.

¿Le ha llegado alguna queja en el Congreso de acoso sexual?
No, nunca.