El juez Pablo Llarena ha decretado este martes libertad sin fianza para el expresident Artur Mas, que ha declarado como investigado durante casi tres horas en el Tribunal Supremo por su presunta implicación en el 'procés'.

Tras el interrogatorio, se ha celebrado una vistilla en la que el juez ha acordado no imponer ninguna media cautelar, aunque si ha preguntado al expresident si estaba dispuesto a comparecer ante el juzgado en caso de ser requerido, a lo que Mas ha respondido que sí. La acusación popular de Vox había pedido una fianza de 60.000 euros, comparecencias quincenales y que se le retirara el pasaporte; la Fiscalía y la Abogacía, también.

Mas ha celebrado a su salida que el magistrado le haya dejado en libertad y ha contado a los medios que en la sala ha explicado que el referéndum del 1 de octubre "fue real", pero que la declaración de independencia posterior tuvo un carácter "político" y "simbólico". "Les he explicado que no había un comité estratégico", ha añadido, "había una serie de reuniones informales en las que se hablaba de política".

El expresident no se ha querido pronunciar sobre la decisión de Anna Gabriel de no acudir a su cita con el juez. Llegó hacia las 8:45 horas y fue recibido por decenas de simpatizantes soberanistas, aunque también por unos diez miembros de Falange con pancartas. Su abogado entró con él, mientras que fuera se quedaron otros de sus acompañantes, como su esposa y Marta Pascal (PDeCAT), quien comparecióel lunes.

Otros dirigentes políticos que han acompañado a Mas han sido Jordi Xuclá, Miriam Noguera o David Bombeí, ambos del PDeCAT, y miembros de ERC como Teresa Jordá y Bernat Picornell y el vicepresidente de la Asociación de Municipios para la Independencia, Jorgi Gaseni

La investigación sitúa a Mas entre los integrantes del comité estratégico que dirigió las acciones contempladas en la hoja de ruta del "procés", y le ubica en reuniones clave para la preparación del referéndum. Su nombre aparece en la libreta de Josep María Jové, hombre de confianza de Oriol Junqueras y pieza clave del proceso soberanista considerado el "cerebro" de la logística del 1-O, en varias reuniones en las que se trató este asunto.

Pero, según esos apuntes, en verano de 2016, Mas se opuso a impulsar al referéndum unilateral, convencido de que "el Estado sabía como cargárselo", y criticó que la CUP hubiera forzado el cambio de los planes iniciales y exigiera celebrar el referéndum.

Incluso llegó a advertir de forma indirecta de la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, según el último informe que la Guardia Civil ha remitido al juez Llarena, en el que deja constancia de las "enormes disensiones" internas que se produjeron en Junts pel Si en los preparativos del referéndum.

Mas fue condenado en marzo del pasado año a dos años de inhabilitación por desobedecer al Constitucional al convocar la consulta del 9 de noviembre de 2014. El Tribunal de Cuentas investiga su responsabilidad en el desvío de fondos para ese fin, por lo que ha ordenado el embargo provisional de sus inmuebles para hacer frente a una fianza de 5,2 millones de euros.

Lloveras sale libre sin medidas cautelares tras declarar ante el Supremo

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que investiga la causa por el proceso hacia la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), ha dejado este martes en libertad sin medidas cautelares a Neus Lloveras, expresidenta de la Associació de Municipis per la Independència (AMI).

Fuentes jurídicas han informado de que Lloveras ha quedado en libertad dado que ni la Fiscalía, ni la Abogacía del Estado ni la acusación popular de VOX han solicitado la adopción de medidas cautelares contra ella.

La expresidenta de la AMI ha comparecido durante una hora ante el juez en calidad de investigada al ser considerada integrante del comité estratégico del 'procés'.