The Florida Project
La pequeña Brooklynn Prince, protagonista de 'The Florida Project', junto a Willem Dafoe y el director Sean Baker. GTRESONLINE

En plena temporada de nominaciones y premios también adquieren protagonismo los niños y los menores de edad. A mediados de enero, la pequeña Brooklynn Prince, de tan solo 7 años, recogía el Critic's Choice Award, que otorga la crítica norteamericana, a la mejor interpretación juvenil por The Florida Project, película que llegó a nuestras carteleras el pasado viernes 9 de febrero.

En ella consigue, por su naturalidad y frescura, una de esas interpretaciones con las que meterse en el bolsillo a público y expertos. Aunque siempre está el debate de hasta qué punto los niños realmente actúan, lo cierto es que Brooklynn (que tiene a Angelina Jolie como su principal protectora y madrina en el cine) es el gran descubrimiento de la película dirigida y escrita por Sean Baker que se desarrolla entre los moteles periféricos de Disney World. Allí, cerca de un lugar tan mágico, se alojan madres solteras, personas con escasos recursos o familias desestructuradas. 

En The Florida Project encarna a Moonee, una niña deslenguada y descarada, durante sus vacaciones de verano, pasando casi todo el día en la calle en compañía de sus amigos. Su madre es una exstripper (Bria Vinaite), sin trabajo que se gana algunos dólares con chanchullos o recurriendo a la prostitución.

Las lágrimas de alegría de Brooklyn al recoger el premio emocionaron a los asistentes, repleto de cineastas, actores y actrices famosos. Tambien con sus palabras en un discurso de agradecimiento que dedicó "a todas las Halleys (el personaje de su madre en la ficción) y Mooneeys que estén por allí fuera. Chicos, este es un problema real. Necesitamos ayudarles".

Y es que no hay nada como un pequeño para ganarse el corazón de la audiencia. Aquí mismo hemos tenido a Laia Artigas como Frida, la niña de seis años protagonista de Verano 1993, de Carla Simón y basada en la historia real de la propia directora que tuvo que adaptarse a tan temprada edad a una nueva familia, la de sus tíos, después de la prematura muerte de sus padres a causa del SIDA.

Los niños protagonistas del pasado año cinematográfico

Seguro que habría sido nominada en los Goya, como mejor actriz revelación, pero las reglas de los premios de la Academia de cine española prohiben, desde 2012, a los menores de 16 años que puedan ser candidatos en cualquier categoría. Una edad mínima que sí cumplía Sandra Escacena, la más joven de las nominadas en la pasada edición y como mejor actriz revelación por la película de terror Verónica.

Otro de los nominados como mejor actor joven en los Critic's Choice Awards fue el canadiense de 11 años Jacob Tremblay por Wonder, interpretando a un niño que nació con una malformación facial. Mucho más curtido en cine y televisión, fue el niño protagonista de La habitación (2015), también estuvo en Los Pitufos 2 (2013) o la reciente El libro secreto de Henry.

No menos cautivadoras han sido McKenna Grace en Un don excepcional, también estrenada el pasado año, y en la que interpretaba a una niña de siete años de la que se hacía cargo su tío (Chris Evans); o la joven actriz y modelo Amiah Miller, con 12 años cuando rodó La guerra del planeta de los simios (2017), en la que asumió el papel de Nova, la niña sordomuda adoptada por los primates.

Memorables fueron también el grupo de muchachos protagonistas de la adaptación de It, una de las películas más taquilleras del año, o los de El secreto de  Marrowbone, debut del guionista Sergio G. Sánchez y uno de los éxitos sorpresa en nuestros cines el pasado año. Y no pocos elogios recibió Dafne Keen, una actriz hispano-británica de 12 años, nacidas en Vallecas, cuando se estrenó Logan (2017), interpretando a la mutante X23/Laura.

Los niños de los Óscar

La neoyorquina Saoirse Ronan ganó el Globo de Oro a la mejor actriz de comedia por Lady Bird y suena como una de las favoritas en los próximos Oscar. Tiene 23 años, pero recibió su primera nominación al Oscar con tan solo 13 años, como mejor secundaria por Expiación (2007). Después le llegaría una segunda, como actriz protagonista, por Brooklyn (2015).

Anna Paquin, la famosa niña de El piano (1993), ganó con 11 añitos la dorada estatuilla como mejor actriz de reparto. Otras jóvenes ganadoras del premio de la Academia de Hollywood a una muy temprana edad fueron la inolvidable Tatum O'Neal, a los 10 y como secundaria, por Luna de papel (1973), y Patty Duke, a los 16 y también como secundaria, por interpretar a la niña sorda y ciega de El milagro de Ana Sullivan(1962).

Tatum O'Neal es aún la ganadora más joven de un Oscar, pero el nominado más precoz sigue siendo Justin Henry, el niño de Kramer vs. Kramer (1979, finalista como mejor secundario a los 8 añitos en el que también era su debut en las pantallas.

Posiblemente aún se acuerden de la pequeña actriz afroamericana, nacida en Louisiana, Quvenzhané Wallis que a los 9 años hizo historia como la actriz más joven nominada jamás al Oscar como protagonista. Lo consiguió por Bestias del sur salvaje (2012), en una edición en la que el Oscar fue para Jennifer Lawrence por El lado bueno de las cosas. Wallis batió la marca de la neozelandesa Keisha Castle-Hughes, nominada a los 13 por Whale Rider (2002).

El fugaz destello de Haley Joel Osment

Volviendo a la categoría de mejor secundaria, una Hailee Steinfeld de 14 años era en realidad la protagonista de la nueva versión del wéstern Valor de ley (2010) de los hermanos Coen, aunque su candidatura fue como secundaria.

Jodie Foster es una de las grandes actrices de las últimas décadas y apuntaba maneras desde que fue nominada, como secundaria, por la mítica Taxi Driver (1976) a los 14 años e interpretando a una prostituta.

Abigail Breslin tenía un difícil reto por delante, cuando a los 10 años fue nominada por Pequeña Miss Sunshine. Dejó atrás un papel que marcó su carrera demasiado joven y es requerida sobre todo en propuestas dramáticas o de género fantástico.

No todos han tenido igual fortuna después de saborear las mieles del éxito por sus candidaturas o premios. Haley Joel Osment fue el niño prodigio por excelencia de inicios de este siglo XXI gracias a títulos como El sexto sentido (1999), con nominación incluida como secundario, o Inteligencia artificial (2001).

Aún venerado por sus fans. A sus 29 años, y parece que superadas sus adicciones al alcohol y las drogas, el californiano que conquistó al público hace dos décadas solo interviene en producciones de bajo presupuesto o como artista invitado en series o películas.

No más menores de 16 en los Goya

De momento, para la historia de nuestros premios quedará el bilbaíno Andoni Erburu, con tan solo 9 años, como el actor más bisoño en ganar un Goya. Fue como actor revelación por Secretos del corazón (1997). Andoni no seguiría haciendo carrera en el cine, una experiencia que finalizaría con este y solo otro largometraje, Silencio roto (2001). "El boom de la película, que incluso fue nominada en los Oscar, me vino un poco grande. Llegué a agobiarme", reconocería él mismo en una entrevista años después.

Marina Costa, con 15 años, y Francesc Colomer, con 14 recién cumplidos, recogieron en los Goya 2011 sus respectivas estatuillas en los apartados de mejor actriz y actor revelación por Pa negre de Agustí Villaronga. Fueron los últimos niños en poder optar a los galardones de la Academia de cine español.

Con 12 años también ganaron el Goya, a mejor actor o actriz revelación, Juan José Ballesta por El bola (2000), Nerea Camacho lo obtuvo por Camino (2008) e Ivana Baquero por El laberinto del fauno (2007).

En cuanto a los Óscar, entre 1934 y 1960 se otorgaron unos Oscar juveniles especiales y que recogieron estrellas como Judy Garland, Shirley Temple, Haley Mills o Mickey Rooney.