Montoro
Montoro, en la inauguración de la jornada "Cómo avanzar a través de la Innovación", organizada por la Fundación SEPI hoy en Las Rozas. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Que no haya Presupuestos para medir cómo se repartirá el gasto público en 2018, no implica que los funcionarios vayan a ser los paganos de la subida de salarios que negociaban antes de que la prórroga de las cuentas apareciese en el horizonte por el desacuerdo entre partidos políticos.

Así lo dio entender este lunes Cristóbal Montoro durante su comparecencia en un evento organizado por la Fundación Sepi. El ministro tranquilizó a los empleados de las administraciones al asegurar que "los salarios públicos subirán en 2018" aunque el Congreso no apruebe unas nuevas cuentas; y que lo harán "más que el año pasado", cuando se revalorizaron un 1%.

Hacienda no ofrece más detalles sobre el anuncio de Montoro. Ni cuándo se aprobará la subida. Ni su coste. Ni el procedimiento para hacerlo, aunque fuentes ministeriales explican a 20minutos que sería un decreto aprobado en Consejo de Ministros. Para el resto, remiten a lo que Montoro diga este miércoles en una comparecencia en el Congreso. El ministro explicará, según sus propias palabras, "lo que significa la parálisis y no tener Presupuestos".

"Hay grupos políticos que parecen no tener ningún interés" en que se aprueben las cuentas este año, ha insinuado en referencia velada al PNV —rechaza apoyarlas mientras el artículo 155 siga de aplicación en Cataluña— a Ciudadanos —que niega su voto si no dimite la senadora Pilar Barreiro (PP), imputada en el caso Púnica— y al PSOE, que trabaja, de hecho, en unos presupuestos alternativos. Sin los apoyos en el hemiciclo de los dos primeros, o la abstención de los socialistas, el Gobierno no podría sacar adelante las cuentas.

"Anuncios de telediario"

"Es ineludible subir los salarios, revitalizar el empleo público y devolver los derechos arrebatados a tres millones de personas", ha defendido Pepe Fernández, coordinador del Área Pública de CC OO, tras conocer las declaraciones de Montoro, al que acusa de hacer "anuncios de telediario".

Los empleados públicos perdieron poder adquisitivo el año pasado porque su alza salarial (+1%) fue inferior a la inflación media del año (2%). La oferta que Hacienda planteó a los sindicatos en septiembre fue una subida fija del 5,25% repartido en tres años (1,5% en 2018, 1,75% en 2019 y 2% en 2020), más un variable que podría situar el alza en el 7,25%.

Los sindicatos piden más. Exigen que este acuerdo de tres años garantice sueldos por encima del IPC en cada ejercicio, recuperar el 5% recortado por el gobierno socialista en 2010, una recuperación salarial mayor en los sectores públicos con salarios más devaluados y en las categorías más bajas... "y un reconocimiento de la deuda contraída con los empleados públicos, que desde 2010 pierden un 14% de poder adquisitivo".

"Tienen que recuperar poder adquisitivo por todo lo que ha pasado en años previos", admiten a este medio desde Hacienda. CC OO, en cualquier caso, intensificará las movilizaciones si no amplían su oferta "hasta que se compense el enorme esfuerzo y los recortes a este colectivo". Montoro, ayer, se limitó a responder que los salarios subirán "a medida que la recuperación se consolide".

Sin estas medidas, CC OO ya anunció que intensificaría las movilizaciones "hasta que se recompense el enorme esfuerzo y los recortes a este colectivo". Montoro, este lunes, se ha limitado a responder que los salarios subirán "a medida que la recuperación económica se vaya consolidando".

Pendientes de la rebaja del IRPF

Montoro ha aprovechado para augurar incrementos salariales en el sector privado y más creación de empleo para este año, para lo que ha hecho referencia al papel del Gobierno bajando impuestos y al de los actores sociales en la negociación colectiva. "Necesitamos más creación de empleo y que el Gobierno la apoye bajando el IRPF y otros impuestos en este año y en los años sucesivos", ha señalado el ministro.

La rebaja del IRPF era uno de los puntos acordados con Ciudadanos para el Presupuesto de 2018, junto a otras medidas como la ampliación del permiso de paternidad de cuatro a cinco semanas, la equiparación salarial de todas las fuerzas de seguridad del Estados y un cheque guardería para familias con pocos recursos con menores entre 0 y 3 años.