El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, dejó claro este viernes que Carles Puigdemont no puede ser investido president a distancia ni puede presidir Cataluña desde Bélgica. Iglesias recordó que los letrados del Parlament ya rechazaron esta hoja de ruta, en la que sin embargo insistió el propio Puigdemont este mismo viernes en una entrevista radiofónica.

El líder del partido morado dijo, en una entrevista en la Cadena SER, que "alguien tiene que gobernar Cataluña" y que Puigdemont desde Bruselas "no" puede ser. Por eso emplazó a los independentistas a buscar otro candidato. En ese sentido, vaticinó que "habrá que presentar otra investidura" porque la de Puigdemont "no será válida". "Los han dicho los letrados", recalcó.

Iglesias se manifestó "un poco harto" de que la cuestión catalana ocupe todos los debates y no quiso entrar en la cuestión de qué debería hacer el Gobierno si la mayoría independentista en el Parlament, que controla además la Mesa de la Cámara, plantea la investidura de Puigdemont. En todo caso, pronosticó que los grupos secesionistas acabarán buscando "otro candidato" y que, de hecho, "lo tiene previsto".

En cuanto a la Presidencia de la Mesa del Parlament, en cuya votación se abstuvieron los ocho diputados de los comunes, Iglesias justificó su negativa a apoyar a Cs en que tanto los "monárquicos" como los "independentistas" rechazaron configurar una Mesa que "respondiera a la pluralidad". Cabe recordar que el apoyo de los comunes habría sido insuficiente para evitar que ERC presidiera la Mesa, ya que su candidato obtuvo 65 votos, nueve más que el de Cs.

El error: abandonar la agenda social

Preguntado por el mal resultado de Catalunya en Comú Podem el 21-D y por el descenso de Podemos en los sondeos, Iglesias admitió que Podemos hizo "muy mal" al permitir que "desaparezca la agenda social". "Hemos dejado que la guerra de banderas sustituya los problemas de la gente (...), no hay excusas", reconoció Iglesias, que sin embargo defendió que Podemos plantea en la cuestión territorial "lo que quiere la mayoría de la sociedad", un referéndum pactado.

El líder morado pidió pasar página y hablar de cuestiones como las pensiones, la dependencia o la sanidad, y subrayó que este viernes el grupo parlamentario de Unidos Podemos registra en el Congreso una proposición de ley para imponer un recargo en el Impuesto de Sociedades a las entidades financieras. Se trataría, en concreto, de un gravamen extra de 10 puntos durante cinco años, con el que Iglesias dijo que se podrían recaudar 6.000 millones de euros.

Iglesias defendió el voto contra la investidura del socialista Pedro Sánchez y la ruptura de Barcelona en Comú con el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona porque ambas decisiones se tomaron tras consultar a las bases, y destacó que serán los inscritos de Podemos quienes decidan la fórmula de participación del partido en las próximas municipales y autonómicas. Además, apostó por avanzar en la "confluencia" con IU: "Cuento con Alberto Garzón y la gente de IU", dijo.

Finalmente, sobre la prisión permanente revisable, una medida que la familiar de Diana Quer, entre otras, ha pedido que no se derogue, Iglesias dijo que los dirigentes políticos tienen la "obligación de no permitir que se traduzcan las entrañas en leyes", y reclamó "leyes eficaces para proteger a las mujeres" y no para "vengarse". Podemos mantiene su petición de derogar la prisión permanente.