Pablo Iglesias
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. J. J. GUILLÉN / EFE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado la respuesta al independentismo catalán del proyecto Tabarnia, que plantea una comunidad autónoma dentro de Cataluña formada por territorios de las provincias de Barcelona y Tarragona, y que este martes se presentó, sarcásticamente, con el dramaturgo Albert Boadella como su 'presidente en el exilio'.

"Ya está bien de tomarle el pelo a la gente, seguimos con el circo", dijo Iglesias durante una entrevista en Telecinco. El líder de la formación morada reconoció que "el humor es muy saludable", pero criticó esta iniciativa porque "al final permite que los corruptos de siempre sigan mandando".

"La dinámica de guerra de banderas no nos ayuda a españoles ni a catalanes", añadió, reconociendo que Podemos ha fracasado al no evitar que "la agenda social" haya "desaparecido en Cataluña y España" desplazada por el desafío independentista. "Es un fracaso que sólo se hable de banderas", reiteró.

Iglesias también negó que su partido haya cuestionado la integridad territorial de España. "Nadie con cuentas en Suiza o Andorra me va a dar lecciones de ser español, ni nos va a dar media lección de patriotismo. Pero los demócratas sabemos que son las decisiones de los ciudadanos las que dan forma a la ley, y no al revés", expuso.

El secretario general de Podemos descartó no obstante que Podemos atraviese su peor crisis desde su constitución, hace cuatro años, y presumió de la gestión de las candidaturas de confluencia en las que participa y que gobiernan ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza.

"A Podemos nos han querido matar y enterrar seis o siete veces, y aquí seguimos, gobernando las principales ciudades de España. Hemos cogido mucha experiencia y nuestro objetivo es ganar", proclamó ante las elecciones municipales y autonómicas del próximo año.

Ni Puigdemont ni Junqueras

Sobre la posible investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, Iglesias afirmó que está "un poco aburrido" del ruido que genera y aseguró que los diputados de Catalunya En Comú Podem no lo apoyarán "porque es de derechas". 

"Creo que la gente está un poco cansada de estas cuestiones", dijo, antes de defender que el expresident no puede gobernar "desde Bruselas" y reclamar la formación de un Gobierno en Cataluña "que se preocupe de las cosas que afectan a la gente".

Iglesias también descartó que los comuns de Xavier Domènech, que fue el candidato de la formación morada, apoyen una hipotética presidencia del líder de ERC, Oriol Junqueras, que sigue en prisión. "A nosotros nos hubiera encantado un acuerdo entre progresistas con PSC y ERC, pero unos acordaron con la antigua Unió y otros con Junts per Catalunya, y no vamos a estar ni con unos ni otros", explicó.

Con la misma equidistancia entre el bloque independentista y el constitucionalista, el líder de Podemos relegó el papel de los diputados de Catalunya En Comú Podem a "un papel modesto de oposición de izquierdas" en el Parlament, adelantando que no se decantarán por ningún candidato a presidir la Mesa.

"Tenemos que ser humildes porque hemos tenido un mal resultado", reconoció, en referencia a la pérdida de votos en las últimas elecciones catalanas.