Como el azote del independentismo. Así se han presentado este martes en sociedad en Barcelona los impulsores de Tabarnia, una idea que comenzó en la red utilizando los mismos lemas y consignas que el soberanismo catalán pero para pedir la separación de Tarragona y Barcelona del resto de Cataluña, y que gracias al apoyo conseguido en las redes sociales se ha institucionalizado y ahora se erige en una plataforma cívica que "plante cara" al secesionismo.

"No seremos un partido político, los queremos apoyar pero no sustituir", ha asegurado en una multitudinaria rueda de prensa, la primera de hecho de esta plataforma, el periodista y tertuliano Joan López Alegre, uno de los ideólogos tabarneses junto a Jaume Vives.

Algunas de las incógnitas de este movimiento, que en pocas semanas se ha hecho viral gracias a cuentas de Twitter como Tabarnia, Junts per Tabarnia o Podemos Tabarnia y a una campaña en la web Change.org que lleva casi 300.000 firmas recogidas, se han despejado durante este acto al que han asistido seguidores confesos del movimiento tabarnés, como el aristócrata Álvaro de Marichalar, y decenas de anónimos que han jaleado cada intervención y en especial la del president de Tabarnia en el exilio, Albert Boadella, a través de un plasma.

"Los rufianes
han destrozado Cataluña y pretenden destrozar España y Europa si pueden", ha dicho el president de Tabarnia en el exilio, Albert Boadella
Una de estas aspiraciones es territorial: "Tabarnia es Cataluña y parte del reino de España". Otra, seguir de cerca los hipotéticos nuevos movimientos unilaterales del independentismo. En palabras de López: "Si se vuelve a plantear una DUI Tabarnia iniciará un procés para seguir siendo catalanes y españoles. Tabarnia es la garantía de que si el separatismo no cumple ya no habrán millones de personas asustadas porque seremos una garantía de respuesta. Podemos acabar siendo su pesadilla tanto como ellos han sido la nuestra". Todo ello enmarcado en una iniciativa "social y cívica" de gente que no está "ni enfadada ni triste" como ha querido hacer ver el procés, ha insistido López.

"No somos una broma"

El movimiento tabarnés va en serio. "No somos ninguna broma en absoluto" han repetido tanto López como Jaume Vives, su cara más visible hasta el momento, quien ha avanzado que en fechas próximas anunciarán una primera marcha de tabarneses para la que todavía no hay "lema" pero que se inspira en las manifestaciones unionistas promovidas por Societat Civil Catalana (SCC) en Barcelona durante el pasado mes de octubre. Vives ha definido a Tabarnia como una corriente "de respuesta y no de acción" que lucha "contra la prostitución de la historia de Cataluña" y para que un pueblo, el tabarnés, "silenciado y silencioso, despierte". Tabarnia trabajará también "para modificar la ley electoral" que beneficia a Girona y Lleida respecto de Tarragona y Barcelona.

El discurso del president Boadella

Como colofón a este acto, en el que Vives ha pedido que Carles Puigdemont, el president de la Generalitat cesado, "no regrese de Bruselas para que no amenace" la seguridad de los tabarneses, se ha emitido el primer discurso institucional del president imaginario del Govern de Tabarnia en el exilio, el actor y director teatral Albert Boadella. En su intervención, Boadella ha aparecido en un atril junto a las banderas europea, española y de Tabarnia y refiriéndose al Govern cesado ha afirmado que como payaso "a su lado soy un modesto aprendiz" y les ha acusado de hacer "del Parlament un auténtico Teatre Nacional de Catalunya".

Tras comenzar su intervención parafraseando el "Ja sóc aquí" del president Tarradellas: "No sóc aquí", ha dicho desde Skype, Boadella ha finalizado su alocución con un "Viva Tabarnia que es lo mismo que decir Viva España". Y entre medio les ha dedicado una 'butifarra' (corte de mangas) a la Cataluña "que nos quieren imponer" y ha asegurado que "los rufianes han destrozado Cataluña y pretenden destrozar España y Europa si pueden".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.