Diana Quer
'El Chicle', tras ser detenido. EFE

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso que había presentado José Enrique Abuín Gey, el Chicle, para eludir una pena de dos años y medio de prisión por tráfico de drogas y ha ordenado que el imputado por la muerte de la joven Diana Quer comience a cumplir esa condena.

La pena fue confirmada por el alto tribunal el pasado mes de junio y ahora el Supremo, según adelantó la Voz de Galicia el pasado día 13 y han confirmado a Efe fuentes judiciales, ha ordenado la ejecución de la sentencia condenatoria.

Esa sentencia condena a Abuín por un delito de tráfico de drogas a "dos años y seis meses de prisión, con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y multa de 300.000 euros, con una responsabilidad personal subsidiaria de 7 meses".

El supuesto asesino de Diana Quer fue trasladado la pasada semana desde la prisión de Teixeiro hasta la de A Lama (Pontevedra) por el supuesto riesgo que corría su integridad al estar en contacto con otros presos relacionados con el tráfico de drogas que le acusaban de "chivato".

Se le ha aplicado la consideración de interno preventivo, que se mantendrá durante el tiempo necesario, y se han habilitado para él medidas especiales, ya que se encuentra sometido al protocolo antisuicidio y está vigilado las 24 horas del día en un celda con cristal.

Sobre el Chicle pesa una imputación por la presunta comisión de los delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal, y también contra la libertad sexual.

Aislado

Abuín permanece aislado de otros internos en una celda con un cristal que da a otra donde se encuentra un preso de confianza, que lo vigila, y puede salir al patio el tiempo que le corresponda, también solo.

El cambio de cárcel se produjo la semana pasada para alejar a Abuín de presos pertenecientes a su antiguo clan de Os Fanchos, relacionado con el narcotráfico.