Artur Mas
Artur Mas, durante la rueda de prensa en la que anunció que dejaba de presidir el PDeCAT. EUROPA PRESS

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha recibido una notificación del Tribunal de Cuentas para que comparezca "en los próximos nueve días" por la organización de la consulta del 9-N en 2014. Así lo ha asegurado el propio Mas en una entrevista concedida a 8TV.

Mas ha añadido que "diez implicados más" han recibido la misma notificación pero que ninguno de ellos comparecerá físicamente, sino que lo harán sus abogados.

"Esto significa que se inicia el juicio en el Tribunal de Cuentas, que en unos meses dirá si cree que somos o no somos responsables de tanto dinero", el que se invirtió para la consulta, ha afirmado, antes de asegurar que no han malversado.

Sobre el proceso independentista en Cataluña, el expresident ha reiterado que corresponde a su sucesor, Carles Puigdemont, decidir si mantiene hasta el final su decisión de ser investido de nuevo, pero ha señalado que él "no continuaría" si se pusiera en peligro "un proyecto avalado en las urnas". "Si te das cuenta de que tu decisión puede lesionar un proyecto que defiendes, es lógico que facilites la continuidad del proyecto, es muy normal que sea así", ha señalado.

"La primera prioridad es que se queden todos", ha dicho, en alusión a la continuidad en el Govern de los exmiembros que están en Bruselas o en prisión, y que "Puigdemont pueda ser elegido y pueda ejercer como presidente".

Sin embargo, Mas ha agregado: "Si se llega a un punto que se pone en peligro el proyecto avalado en las urnas, en una situación final límite, cada uno de ellos debe tomar su decisión. Seguir, no sería mi posición".

El expresidente catalán ha reconocido que no hay "tradición" de gobernar Cataluña "desde el extranjero", pero ha subrayado la excepcionalidad de la situación política actual y agregado que el candidato de JxCat busca una "grieta" en esta cuestión.

"Yo decidí el último día, cuando se acababa el calendario, porque se habría puesto en riesgo la mayoría soberanista y por eso me fui. Ahora Puigdemont debe tomar sus decisiones y nadie le puede substituir", ha reflexionado, antes de advertir de que "los plazos están fijados". Mas ha comparado su decisión de dejar la presidencia del PDeCat con la de desistir de su investidura, por el rechazo de un sector de la CUP, aunque ha puntualizado que seguirá colaborando en política y ha añadido: "La vida es muy larga, ya veremos".

Mas ha vuelto a mostrarse contrario a repetir las elecciones autonómicas catalanas y a favor de formar un Govern estable, y ha explicado que el 47,5% de los votos logrados por los independentistas el 21D les dan una "mayoría absoluta en el Parlament para mantener su objetivo", pero "hay que aceptar la realidad social".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.