José Enrique Abuín Gey
José Enrique Abuín Gey, presunto autor de la muerte de Diana Quer, junto a su mujer, en una de las fotos que ambos tienen en las redes sociales. FACEBOOK

El juzgado de instrucción número uno de Ribeira (A Coruña) ha acogido este jueves por la mañana dos declaraciones en el marco de la reapertura de las actuaciones seguidas por la desaparición y muerte de Diana Quer.

Minutos antes de las nueve de la mañana hacía su aparición la mujer del Chicle, Rosario Rodríguez, que, como él, ostenta la condición de investigada y llegó a las dependencias judiciales de Ribeira, en un coche color gris de la Policía Nacional desde el que accedió directamente al interior del edificio.

La ahora investigada por la desaparición de Diana Quer, madre junto al Chicle de una menor, entró y salió de las dependencias judiciales intentado cubrirse la cara con las manos. Dos furgones de la Policía Nacional colocados delante del garaje dificultaban que se la viese de llenó entrar en el vehículo, aunque no pudo librarse de los insultos de sus vecinos.

Rodríguez ha salido veinte minutos después de las once del juzgado de Ribeira. Ha contestado a todas las preguntas, se ha mostrado apenada y ha trasladado su pésame a la familia de la víctima. Mantiene su condición de investigada pero el juez ha permitido que abandone el juzgado sin tomar medidas cautelares.

La jornada de este jueves es la segunda en la que el Chicle acude al juzgado de Ribeira, después de acogerse a su derecho a no ofrecer su testimonio el pasado uno de enero, entonces ante la magistrada de guardia.

La declaración del único detenido ha arrancado a las once de la mañana. José Enrique Abuín, el Chicle, fue trasladado desde el penal coruñés de Teixeiro, en el que se encuentra cumpliendo prisión provisional incomunicada y sin posibilidad de fianza.

El presunto asesino se ha acogido de nuevo a su derecho a no declarar. Tampoco ha querido declarar por el suceso con otra chica en Boiro a la que presuntamente intentó raptar. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia, por tanto, ha informado de que se ha ratificado la prisión preventiva.

El autor confeso de la desaparición de Diana Quer accedió tapado con una capucha por la zona del garaje de los juzgados en medio de fuertes medidas de seguridad. Así, el dispositivo policial en torno a los juzgados de Ribeira está integrado tres grilleras de la Policía Nacional, un furgón de la Policía Local y tres vehículos de la Guardia Civil, así como numerosos efectivos de ambos cuerpos de seguridad.

Decenas de vecinos se concentraron en las inmediaciones de los juzgados para recibir con gritos de "asesino" y "cabrón" al investigado por la muerte de la joven madrileña

Consulta aquí más noticias de A Coruña.