Juan Carlos Quer se ha trasladado a Galicia para hacerse cargo de los trámites relacionados con el hallazgo del cuerpo de su hija, Diana Quer, tras la confesión del autor de su muerte, y ha asumido que van "a llevar tiempo" las pruebas que se le realizarán en el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), pero ha apostado por que se haga "lo mejor posible" para que el autor confeso de la muerte de la joven "responda del delito".

"A la altura a la que hemos llegado, intentar que las cosas se hagan lo mejor posible, para que este señor responda del delito y de la muerte de una persona que estaba en la flor de la vida, y que igual que yo he tenido la mala fortuna de que fuera mi hija, nos podría haber pasado a cualquiera. Gracias a Dios, nuestra sociedad en España tiene una respuesta", ha afirmado Juan Carlos Quer.

En declaraciones recogidas por varios medios audiovisuales a la salida del Imelga, ha agradecido "a los responsables políticos" y "al equipo humano" que ha trabajado para resolver el caso de la desaparición de la joven el 22 de agosto de 2016 en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), cuando tenía 18 años de edad. Además, ha solicitado "el máximo respeto para la familia", porque se trata de "momentos muy duros".

Juan Carlos Quer no tuvo ningún mensaje más para el asesino confeso de su hija, alguien a quien sí se había referido directamente la madre, Diana López Pinel. "Que no vea la luz del día en la cárcel. Que lo condenen a lo máximo posible. Que su vida sea un infierno", dijo, asegurando que estaba "muy mal", pero que el final "tenía que llegar algún día". De la misma manera se expresó Valeria Quer, la hermana de Diana: "No soy persona", escribió en las redes sociales.

"No soy persona", escribió la hermana de Diana en las redes sociales

"Que no vea la luz del día en la cárcel. Que lo condenen a lo máximo posible. Que su vida sea un infierno"

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3224752/0/madre-hermana-diana-quer-destrozadas-arremeten-contra-chicle/#xtor=AD-15&xts=467263

El padre de Diana Quer ha explicado que no se ha sometido a ninguna prueba para ayudar a ratificar que el cadáver encontrado en un pozo situado en una nave industrial abandonada del municipio coruñés de Rianxo es el de su hija, puesto que los investigadores ya contaban con pruebas suyas de ADN.

Al respecto, dijo que "lo importante" es que los trabajos de anatomía forense para determinar las lesiones que sufrió Diana Quer (incluido si fue sometida a una agresión sexual) "se están haciendo con un nivel de profesionalidad y de sensibilidad necesarios". Acerca del tiempo que pueden llevar las pruebas, indicó que "no lo pueden determinar todavía", pero agregó que "va a ser largo".