Auto de la jueza Lamela sobre Puigdemont
Auto de la jueza Lamela sobre la orden de detención de Puigdemont. AUDIENCIA NACIONAL

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela considera que el expresidente de catalán Carles Puigdemont debe responder ante la justicia por alentar un movimiento de insurrección activa entre la población y promovió actos, manifestaciones y proclamas abonando en la sociedad la idea de la existencia de un derecho de autodeterminación para Cataluña.

De esta manera, expone Lamela en el auto de detención y de ingreso en prisión la conducta sediciosa que ha tenido Puigdemont a lo largo de estos últimos meses y que le ha llevado a estar investigado por rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia.

Hizo "nacer en la sociedad la creencia de la legitimidad de las actuaciones en contra del poder constituido para defender ese inexistente e inconstitucional derecho de autodeterminación", relata la juez al explicar su "frontal" desobediencia a las resoluciones judiciales suspendiendo las leyes de desconexión encaminadas a la independencia, que finalmente se declaró en el Parlament.

Puigdemont se encargó, según la juez, de "impulsar y promover desde su cargo público las movilizaciones y concentraciones tumultuarias en oposición a las órdenes judiciales, a las convocatorias masivas para impedir a los agentes cumplir con sus funciones y los escraches a la Policía y a la Guardia Civil".

"Intimidatorio y violento"

A su juicio, impulsó los llamamientos directos o indirectos, a través de las entidades soberanistas, a la movilización popular o ciudadana "como medio intimidatorio y violento" para el conseguir "el fin secesionista de manera coactiva".

Utilizaron fuerza intimidatoria y violenta de los sectores independentistas llamando a la insurrecciónTambién cree la juez que Puigdemont "planificó, organizó, y financió con fondos públicos la convocatoria y celebración del referéndum" del 1-O.

"El reclamado al frente del Gobierno regional de Cataluña, de común acuerdo con funcionarios públicos y entidades públicas y privadas catalanas, unieron sus voluntades para, dentro de su respectivo ámbito de actuación, llevar a cabo un referéndum independentista para lograr en España la secesión de la comunidad autónoma de Cataluña", resume Lamela.

El auto destaca que para ello "promovieron y utilizaron fuerza intimidatoria y violenta de los sectores independentistas de la población, llamando a la insurrección, contraviniendo y desafiando con ello el ordenamiento constitucional español y diversas resoluciones del Tribunal Constitucional".

Indica que los hechos por los que ahora se le reclama "están referidos a la proclamación de la república, que ponen en objetivo peligro los fundamentos del Derecho; la derogación de la Constitucional Española -que, recuerda, es 'patria común e indivisible de todos los españoles'- y la declaración de independencia de una parte del territorio nacional".

Todo ello lo cometió, "al intentar cambiar ilegalmente la organización del Estado mediante un proceso secesionista que ignora las normas que la propia Constitución establece para su reforma".

Auto íntegro

Consulta el auto íntegro de la jueza Lamela: