Autoridades y ciudadanos anónimos han llenado la Plaza de Cataluña para celebrar un multitudinario minuto de silencio en recuerdo a las víctimas del atentado de la Rambla, donde 13 personas perdieron la vida atropellados por una furgoneta conducida por un terrorista islamista, y a las de Cambrils, donde se acaba de confirmar el fallecimiento de una de las heridas.

El rey Felipe VI y el presidente Mariano Rajoy han presidido el acto de homenaje, que ha culminado con una ovación. Al rey y a Rajoy acompañaban en primera fila durante el aplauso el president de la Generalitat, Carles Puigdemont y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El público, unas cien mil personas congregadas para el homenaje, gritó al unísono y repetidamente "No tinc por, no tinc por" (No tengo miedo, no tengo miedo), una vez finalizado el minuto de silencio.

Los actos de recuerdo se han reproducido en diferentes administraciones públicas de todo el país. En Madrid, en la escalinata principal del Congreso de los Diputados se han dado cita la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, y los portavoces de los grupos parlamentarios, entre ellos Rafael Hernando (PP), Margarita Robles (PSOE) y Joan Tardá (ERC).

A los políticos se han sumado ciudadanos anónimos y turistas, a las puertas de ayuntamientos de toda España y de centros de trabajo, que con su silencio han querido mostrar su rechazo a los atentados terroristas y su recuerdo a las víctimas

Desde primera hora de la mañana los ciudadanos que se han acercado a la Rambla han empezado a dejar flores y velas encendidas en un punto de la calzada central, situado frente al Teatre del Liceu, sobre un cartel con el lema "Catalunya, lloc de pau" ("Cataluña, lugar de paz"). De manera espontánea, muchas personas han querido así dejar una muestra de rechazo al atentado perpetrado ayer en la céntrica avenida barcelonesa y defender el carácter pacífico de la ciudad y de toda Cataluña.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.