La CHS recupera el cauce del río Segura y elimina las cañas
La CHS recupera el cauce del río Segura. CHS

El agua escasea en varias zonas de España. Ocho de las 19 cuencas españolas están por debajo del 50% de capacidad. La falta de lluvias este último año y el calor de estos meses está pasando factura, las primeras restricciones están llegando ya a lugares como a las zonas del Carrión o del Pisuerga.

La situación del Segura es de emergencia, se encuentra en un 23,43% de capacidad La peor sequía fue la de 2012, pero actualmente España no se encuentra en una situación similar. "No es una de las peores sequías de los últimos años en términos globales, pero sí es especialmente importante en algunas cuencas", afirmó a finales de junio la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Segura, Duero y Júcar son las cuencas más preocupantes, en especial la primera, que se encuentra en un 23,43% de capacidad y en estado de emergencia.

Por su parte, el Duero ha pasado de un 85,28% en el mismo momento hace un año a tan solo tener una capacidad del 44,12%. En el caso del Júcar, se encuentra actualmente en un 33,59% mientras que el pasado año estaba por estas fechas en un 34,40%. Estas dos cuencas se encuentran en situación de alerta por la falta de agua en la que se encuentran en este momento.

El abastecimiento de agua para la población “está garantizado”, según explicó el miércoles pasado Tejerina. Aunque advierte de que “dependemos de futuras lluvias”. Además, a principios de junio el Gobierno aprobó un Real Decreto Ley con medidas urgentes ante la situación de sequía para casos como el de estas tres cuencas. Además, para las del Segura y el Júcar se aprobaron medidas excepcionales.

Primeras restricciones

En abril la Conferencia Hidrográfica del Duero (CHD) ya recomendó a los regantes de Astorga, León, Palencia, Burgos y Valladolid que extremaran las medidas de control del consumo todo lo posible, puesto que este agua se deriva directametne del río para realizar labores de limpieza o riego.

Desde el 15 de mayo hasta la llegada del próximo otoño, se ha limitado el consumo no consuntivo del agua (acuicultura, ocio -piscinas-, regar el jardín o los parques...). Tambiénse ha restringido el riego mediante turnos. Las localidades a la izquierda del Carrión y del Pisuerga, además de los sistemas Riaza-Duratón, solo pueden coger agua del río los días pares, mientras que los municipios que se encuentran a la derecha, los días impares. En Arroyo, Valladolid, el líquido se almacena en tres depósitos y los regantes lo usan los días impares, hasta que se termina. Por su parte, en el Cega y sus afluentes desde el 17 de junio está prohibida la extracción del agua para regadío.

Por este motivo, las autoridades locales y CHD llaman a hacer un uso racional de este elemento.

Poca lluvia y mucho calor

La sequía se debe a la poca cantidad de lluvias registradas en determinadas zonas, aunque en general ha sido un trimestre bastante seco: la primavera tuvo 133 litros por metro cuadrado de media, lo que subone un 23% menos que las lluvias normales en esta época, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Y los datos del último año hidrológico (empieza el 1 de octubre) tampoco son buenos puesto que las lluvias acumuladas se encuentran en niveles más bajos de lo normal, exactamente un 13%.

El calor de entre marzo y mayo tampoco fue de ayuda para evitar este estado de sequía: la temperatura de abrilmarzo estuvo un 0,9ºC por encima de lo normal; la de abril, 1,9ºC y la de mayo 2,4ºC. En total este trimestre estuvo 1,7ºC por encima de lo normal para estas fechas.