Bomberos tratando de extinguir el fuego en Mangualde (Portugal)
Bomberos tratando de extinguir el fuego en Mangualde (Portugal) EFE

Un tramo de la autovía portuguesa A-25 permanece cortado este martes en los dos sentidos a unos 15 kilómetros de la frontera con la provincia española de Salamanca debido a un gran incendio en el que trabajan más de 400 bomberos.

Un portavoz de la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC) de Portugal informó de que la carretera permanece cerrada al tráfico entre las Pinzio y Leomil, a 15 kilómetros de la localidad de Vilar Formoso, en el distrito de Guarda y fronteriza con España. También está cerrada al tráfico parte de la nacional N16 por el mismo incendio, que se inició el lunes en la aldea de Rochoso.

El fuerte viento está complicando la labor de los bomberos en este incendio, el más preocupante de los que están activos en Portugal En las tareas de extinción participan 423 bomberos, 138 vehículos terrestres y tres medios aéreos. Además, colaboran efectivos españoles de la UME de León y de la base madrileña de Torrejón, que suman en conjunto 115 militares. Protección Civil señaló que están a la espera de que un avión español se una al combate de este fuego.

El fuerte viento está complicando la labor de los bomberos en este incendio, el más preocupante de los que están activos en Portugal, ya que en el resto la evolución es favorable. En el distrito de Guarda hay activos otros dos incendios, aunque de menor tamaño: uno en Vila Nova da Foz Côa y otro en Gouveia, donde se encuentra el Parque Natural Sierra de Estrela.

En el norte de Portugal sigue activo el incendio de Alijó (distrito de Vila Real), que se desató durante la madrugada del domingo, aunque las autoridades esperan que hoy quede controlado. Para sofocar este fuego trabajan 576 bomberos, 174 vehículos, y ocho medios aéreos, entre ellos un avión modelo "canadair" de la base española de Matacán (Salamanca).

A finales del pasado mes de junio, el país luso sufrió el incendio forestal más mortífero de su historia que se cobró la vida de 64 personas y dejó al menos 157 heridos.