Incendio
Trabajadores municipales cortan árboles carbonizados junto a la IC8 entre Avelar y Pedrogao Grande, en Portugal EFE

Este sábado se cumple una semana del peor incendio que ha vivido Portugal en su historia reciente, una catástrofe que ha causado 64 muertos y cerca de 250 heridos. Cuando los trabajos de extinción tocan a su fin, aún quedan muchas incógnitas por resolver en un suceso cuya principal pregunta es cómo pudo ocurrir.

¿Cómo se produjo el fuego?

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, defiende que ahora que el devastador incendio de Pedrógão Grande está dominado es el momento de esclarecer las causas y las responsabilidades de la tragedia "sin límites o miedos".

La primera tesis de la Policía Judicial, comunicada el domingo, era que el fuego había sido provocado por el impacto de un rayo en un árbol seco, pero el presidente de la Liga de los Bomberos de Portugal, Jaime Marta Soares, se mostró escéptico y con "convencimiento" de que el incendio se inició antes: "Tengo el convencimiento de que el impacto de un rayo llegó bastante más tarde del inicio del incendio. El inicio del incendio fue a las 15.00 horas y el rayo fue un tiempo más tarde, cuando el incendio ya tenía grandes proporciones".

Las dudas que existen en torno al suceso llevaron a la oposición conservadora a defender la creación de una comisión técnica independiente para esclarecer lo ocurrido, idea apoyada por el primer ministro, el socialista António Costa.

La Fiscalía de Portugal ha abierto una investigación para aclarar "las causas y consecuencias del incendio", investigación que se encuentra "bajo secreto" judicial.

¿Hubo fallos en la gestión de los primeros momentos del incendio?

Respecto al funcionamiento de los sistemas de emergencia, se cuestiona por qué la carretera nacional EN-236, en la que murieron 47 personas, 30 de ellas en sus vehículos, no fue cerrada al tráfico a tiempo.

Antes de la respuesta de la Protección Civil, el primer ministro Costa señaló que, en base a la información de la que dispone hasta el momento, no tiene constancia de que se cometieran fallos.

Desde las 19:45 del día 17 de junio hasta el día 20 de junio, se verificaron fallos en la red SIRESP en el teatro de operaciones

En cambio, después, la Protección Civil lusa admitió que desde la tarde del sábado, cuando ya ardía el devastador incendio de Pedrógão Grande, y durante cuatro días, se produjeron fallos en el sistema de comunicaciones que coordina a las fuerzas de seguridad y emergencia de Portugal.

La ANPC reconoció que el sistema que permite la intercomunicación de las fuerzas de seguridad y emergencia del país para su mejor coordinación, conocido como SIRESP, empezó a fallar a las 19:45 (hora local) del sábado, unas cinco horas después del inicio del incendio, y se extendieron durante cuatro días.

"Desde las 19:45 del día 17 de junio hasta el día 20 de junio, se verificaron fallos en la red SIRESP en el teatro de operaciones", recoge un documento remitido al primer ministro.

Para solucionar la situación "fueron utilizadas comunicaciones de redundancia", señaló el organismo, que recurrió a otros sistemas que permitieron "asegurar las comunicaciones asociadas a la operación". Estas comunicaciones empezaron a utilizarse a las 21:22, según la línea del tiempo expuesta por la ANPC.

Aun así, reconoce que la interrupción de la red SIRESP "se hizo sentir, sobre todo, a nivel del comando y control de las operaciones, por no permitir, en el momento, el flujo de información entre los operativos y el puesto de comando".

¿Se podía haber evitado?

El Gobierno luso ha admitido que aún no habían entrado en vigor leyes que podían haber evitado o al menos minimizado la tragedia. Con el fin de evitar futuras sucesos similares, el Gobierno ha anunciado que presentará en breve al Parlamento un paquete de medidas para proteger el medio forestal, aunque avisó de que no tendrán impacto inmediato.

"Este es el momento de hacer la reforma de la floresta que estamos aplazando desde hace tiempo", dijo el primer ministro Costa, quien recordó que su Gobierno ya puso en marcha el verano pasado varias medidas legislativas para reforzar la lucha contra los incendios.

Algunas de estas leyes, con medidas que afectan a la limpieza de los bosques, la gestión de los terrenos abandonados y el refuerzo de los bomberos forestales, entre otras, todavía no están en vigor.

¿Se sabe ya la cuantía de los daños?

Además de esclarecer las causas, también se han empezado a evaluar los daños que ha causado el fuego, que ha arrasado decenas de miles de hectáreas.

Las aseguradoras portuguesas han decidido crear un fondo especial de 2,5 millones de euros para apoyar a las familias de las víctimas mortales del incendio, según anunció la Asociación Portuguesa de Aseguradores.

Además, asumirán todos los costes de las casas que ardieron en Pedrógão Grande y que estaban aseguradas, sin calcular proporciones en caso de que el contrato no cubra todo el daño.

Por su parte, el Gobierno luso anunció que va a crear un fondo de apoyo a la revitalización de las áreas afectadas por el incendio de Pedrógão Grande con el objetivo de gestionar los donativos que los portugueses están enviando.

¿Queda algo por extinguir?

 Las autoridades portuguesas declararon este sábado "extinto" el incendio de Góis, el último foco que fue dominado del gran fuego que arrasó en la última semana el centro del país, informó el comandante de Protección Civil Carlos Tavares.

El incendio de Pedrógão Grande, a 40 kilómetros más al sur y en el que se produjeron las 64 víctimas mortales, todavía no ha sido dado como extinto.

¿Hay riesgo de que en España ocurra algo parecido?

El primero en manifestarse ha sido el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que apeló a que todas las administraciones cumplan la ley en la prevención de incendios (con respecto, por ejemplo, al que se respeten las franjas de seguridad entre los árboles y las casas) ya que, advirtió, "nunca" se puede descartar que haya un fuego como el de Portugal.

"Nunca se puede descartar por completo, ante un supuesto de extrema fatalidad, que podamos tener un problema semejante", ha manifestado Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, tras ser preguntado si ve posible que Galicia pueda sufrir un incendio de esta intensidad y si estaría preparada para hacerle frente.

Tras afirmar que un hecho de este tipo "nunca" es completamente descartable y de reiterar la "solidaridad" con Portugal, "un país vecino", ha matizado que, en todo caso, Galicia cuenta con "herramientas logísticas" y un protocolo de actuación, en el que se define, por ejemplo, el corte de las carreteras, que permitiría actuar con agilidad.