Normalidad en los puertos tras el inicio de una huelga de ocho días de los estibadores

  • Los paros se llevan a cabo en horas impares este lunes y el 7, 9, 19, 21 y 23 de junio.
  • Los sindicatos han cifrado el seguimiento de la huelga en el 100%.
Concentración de varios estibadores en huelga del puerto de Ferrol, delante del edificio de la autoridad portuaria.
Concentración de varios estibadores en huelga del puerto de Ferrol, delante del edificio de la autoridad portuaria.
Kiko Delgado
Las movilizaciones convocadas desde este lunes por los sindicatos de la estiba en todos los puertos españoles por el rechazo al decreto de liberalización del sector y el desacuerdo con la patronal Anesco se están llevando con total normalidad y la actividad ha quedado paralizada en las horas acordadas. Los sindicatos han cifrado el seguimiento en el 100%.

Las movilizaciones convocadas desde este lunes por los sindicatos de la estiba en todos los puertos españoles por el rechazo al decreto de liberalización del sector y el desacuerdo con la patronal Anesco se están llevando con total normalidad y la actividad ha quedado paralizada en las horas acordadas. Los sindicatos han cifrado el seguimiento en el 100%.

Los 6.500 estibadores españoles han comenzado la serie de paros sin incidentes de relevancia, con el cumplimiento de los servicios mínimos y con un seguimiento próximo al cien por cien.

El Gobierno ha alertado del impacto que la protesta puede tener tanto en el sector de la estiba como en la economía española y ha animado a los sindicatos de estibadores y a la patronal Anesco a volver a la mesa de negociación.

La huelga, que se ha iniciado a las 08.00 horas y se secunda sólo a las horas impares, se repetirá del mismo modo los días 7, 9, 19, 21 y 23 de junio, y habrá un paro de 48 horas el día 14.

Según Puertos del Estado, la huelga se está desarrollando de acuerdo con los términos establecidos (se trabajan las horas pares), se están cumpliendo los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento y no se han detectado bajos rendimientos en las horas pares.

Los servicios mínimos se están respetando en particular en el tráfico de pasajeros desde la península a Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla, y en los trayectos interinsulares. No obstante, las navieras han reducido al mínimo los trabajos en los puertos.

Seguimiento de la huelga

El seguimiento de la huelga es prácticamente total en las horas impares en todos los puertos excepto en el de Cartagena (Murcia), que vive una situación particular porque la mayor parte de los trabajos de estiba los realizan empresas privadas.

Entre las excepciones figura el incumplimiento de los servicios mínimos en un buque que cubre la línea con Tánger en el puerto de Motril (Granada). En Ferrol (A Coruña), los estibadores han impedido la operativa de un buque.

El coordinador de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, Antolín Goya, ha destacado que la huelga ha tenido un seguimiento total, casi del 100 %.

"Lamentamos haber tenido que llegar a esta situación tras los innumerables esfuerzos que hemos hecho para buscar un marco de normalidad", ha explicado Goya desde Santa Cruz de Tenerife.

Goya ha responsabilizado de la situación al Gobierno, que con el decreto de liberalización ha dado a las empresas estibadoras "una situación de privilegio".

Según Goya, hasta ahora los 6.500 estibadores portuarios españoles tienen contrato indefinido, pero a partir del real decreto ley de reforma del sector las empresas estibadoras no garantizan la totalidad del empleo.

El líder de la Coordinadora ha explicado que ahora "no hay mesa de negociación" abierta, pero ha mostrado su confianza en que a lo largo de la protesta las empresas se avengan a sentarse con los estibadores.

Volver al diálogo

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha destacado la normalidad en el arranque de la primera jornada de huelga, ha cifrado su seguimiento en "casi el cien por cien" y ha pedido una reunión entre sindicatos y patronal para resolver la situación.

"Se tiene que dar una reunión entre estibadores y patronal, ya que ahora están negociando el convenio colectivo y se tienen que sentar las dos partes", ha recalcado De la Serna tras el acto de inicio de las obras de mantenimiento del Puente Internacional del Guadiana en Ayamonte.

Sobre la búsqueda de un posible acuerdo entre estibadores y patronal, la Plataforma de Inversores en Puertos Españoles (PIPE) ha asegurado que las pretensiones de negociación de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar son "inasumibles" porque, de aceptarse, supondrían dejar en un "mero maquillaje" la reforma del sector de la estiba.

La PIPE ha denunciado que existe "una relación de asimetría entre las partes" porque los sindicatos de estibadores tienen la posibilidad de ir a la huelga y de trabajar a ritmos lentos de manera selectiva "con las empresas que no se pliegan a sus injustas demandas".

En cuanto a las posibles consecuencias de la huelga, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha advertido de que estas protestas pueden dañar a la economía española.

Anfac, la patronal de los fabricantes de vehículos en España, ha pedido que se respeten los servicios mínimos y se evite cualquier "incidente" que altere la actividad en las instalaciones portuarias.

Un portavoz de Anfac ha destacado la importancia que los puertos tienen para el sector del automóvil, ya que a través de ellos se embarcan y desembarcan unos 9.000 vehículos al día.

En la misma línea, varias asociaciones agroalimentarias y de exportadores de productos agrícolas han reclamado un acuerdo urgente en el sector de la estiba para no perjudicar el comercio.

Ocho días de huelga

Los estibadores han iniciado este lunes ocho jornadas de huelga, que se prolongarán hasta el 23 de junio, en defensa de sus puestos de trabajo, tras el fracaso de la negociación con la patronal Anesco para alcanzar un acuerdo en el nuevo escenario laboral que se abre con la liberalización del sector.

Los paros se llevarán a cabo en las horas impares este lunes, y el 7, 9, 19, 21 y 23 de junio, mientras que para el miércoles 14 está prevista una huelga ininterrumpida de 48 horas, desde las 8.00 de la mañana hasta la misma hora del viernes 16.

De esta forma, la temida huelga, cuya sombra, con varias convocatorias y sus posteriores anulaciones, planea sobre los puertos españoles desde el pasado mes de febrero, cuando el Gobierno inició los trámites para aprobar la reforma de la estiba, en cumplimiento de una sentencia europea, se ha hecho realidad.

De la Serna ha advertido del daño que supone esta huelga a la economía, teniendo en cuenta que, en el caso de los puertos, a diferencia de lo que ocurre en otros sectores, "las pérdidas se pueden prolongar bastante más allá del punto final del conflicto".

Además, según la patronal, desde el viernes pasado, se están produciendo las bajadas de producción, como medida para forzar la negociación, en algunos casos de hasta un 70% respecto al ritmo habitual de trabajo en la estiba, lo que está ocasionando "inasumibles pérdidas económicas para las compañías, que se encuentran indefensas, y cuantiosos daños al sector del transporte y la logística".

Cuatro días después de que el Gobierno lograra sacar adelante el real decreto-ley, por el que se liberaliza el sector, el pasado 18 de mayo, gracias al respaldo en el Congreso de Ciudadanos y PNV y la abstención de PDeCAT, los sindicatos y la patronal alcanzaron un principio de acuerdo que apuntaba a una rápida solución del conflicto.

Sin embargo, en la reunión celebrada el pasado viernes en la que se esperaba un avance definitivo que pusiera fin al conflicto, la situación ha dado un vuelco, tras un cambio de actitud de la patronal, según los sindicatos.

La parte social acusa a Anesco de dar "un giro" respecto al compromiso con la subrogación de los trabajadores adquirido en el preacuerdo, lo que hace que los sindicatos no vean lógica una negociación colectiva cuando "no sabemos si, finalmente, nosotros somos o no los trabajadores de sus empresas".

Los sindicatos insisten en que es algo que tienen que "saber de manera fehaciente, para poder negociar" y exigen a las empresas que cumplan con la palabra dada y garanticen todos los puestos de trabajo y también que se comprometan a formar parte de los centros portuarios de empleo (CPE).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento