El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado la responsabilidad por el atentado suicida que ha acabado con la vida de al menos 22 personas y ha dejado más de 50 heridos en el estadio Manchester Arena este lunes.

El grupo yihadista que lidera Abú Bakr al Baghdadi ha reivindicado el atentado en un mensaje publicado en la agencia de noticias Amaq, en el que ha asegurado que el ataque ha sido obra de "un soldado del califato". El grupo terrorista ha dicho que su "soldado" colocó "varios paquetes bomba" y no menciona que haya muerto en el ataque.

Por otro lado, Estado Islámico ha afirmado que el ataque es una "venganza de la religión de Dios" y que tiene por objetivo "aterrorizar a los politeístas", en referencia a los cristianos, y también lo justificó como una "respuesta a sus agresiones contra las casas de los musulmanes".

La nota ha cifrado en 30 los muertos y en 70 los heridos, y ha amenazado con que "lo que viene va a ser más fuerte, más intenso, contra los adoradores de la cruz y sus aliados".

Estado Islámico ya había amenazado en repetidas ocasiones con atentar en Reino Unido. El grupo terrorista reivindicó la autoria del ataque en las inmediaciones del Parlamento de Westminster que dejó cinco muertos el 22 de marzo.

Las autoridades británicas han afirmado que los investigadores tienen identificado al autor del atentado de Manchester aunque no se ha difundido su identidad.