La familia Pujol-Ferrusola obtuvo un "beneficio económico no justificado" de 69 millones de euros en sus cuentas de Andorra desde 1990, cuando comenzaron una operativa para ocultar "grandes sumas de origen desconocido" que responde a un "plan preconcebido y ordenado", según afirma la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en un informe.

La Policía cree que la dinámica de ocultación de dinero por parte de la familia Pujol se encuadra en un delito de organización criminal, ya que actuaba "como un grupo organizado que veía desarrollando una actividad presuntamente ilícita" liderado por el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola.

La UDEF cree que el "objetivo final" de esta actividad de blanqueo era la "búsqueda de un beneficio económico no justificado" en diferentes divisas, que cuantifica para cada uno de los padres, de los siete hermanos y de la exmujer de Jordi Pujol Ferrusola.

La cifra mayor se corresponde con el primogénito, que habría obtenido 54,5 millones de euros, al cambio actual, en pesetas (5.568.627), euros (6.679.476), dólares (11.177.284), marcos alemanes (7.846.480) y libras esterlinas (95.344), seguido de su exmujer Mercé Gironés, que obtuvo 3,7 millones de euros (2.106.157 euros y 1.757.000 dólares).

Según la Policía, el expresidente catalán registró 473 millones de pesetas (2,84 millones de euros) en una cuenta de Andorra que se le atribuye, y su mujer, Marta Ferrusola, otros 683.139 euros (70.180.000 pesetas y 261.349 euros).

Estas son las cantidades correspondientes al resto de hijos: 3,5 millones de euros de Josep (257.444.966 pesetas, 1.425.059 euros y 601.529 dólares), 955.253 euros de Oriol (141.886.270 pesetas y 102.500 euros), 757.708 euros de Mireia (116.041.537 pesetas y 60.285 euros), 695.657 euros de Marta (70.180.000 pesetas y 261.349 euros), 711.561 euros de Pere (109.339.140 pesetas y 54.420 euros) y 697.761 euros de Oleguer (116.097.714 pesetas).

Jordi Pujol "Júnior", el "líder"

Aunque destaca que la familia actuaba conjuntamente, la UDEF atribuye a Jordi Pujol "Júnior" un papel "líder" en la organización, ya que tenía distintas posiciones en las cuentas bancarias y era la persona encargada de "recepcionar, ingresar y posteriormente dar salida" al dinero de procedencia desconocida.

Así, "Júnior" registro una "frenética" actividad a lo largo de los años ingresando dinero en cuentas controladas por él para luego transferir cantidades a las cuentas de sus hermanos en el Principado, generalmente en la misma fecha y cuantía. Estas operaciones "no responderían en principio a ningún tipo de lógica empresarial o comercial" y se caracterizan, según la Policía, por tres rasgos.

En primer lugar por su "asincronía", ya que no se observa la periodicidad típica de las operaciones mercantiles, en segundo lugar son "en cifras redondas, que tampoco suelen aparejarse con relaciones económicas típicas, donde la agregación de impuestos suele arrojar incluso decimales", y por último se trata de "cuantías volubles", lo que también "desdeña el criterio de aparejarlas a actividad comercial legal".

La operativa de la familia Pujol-Ferrusola no se reduce ingresos sin justificar en las cuentas de Andorra, sino que el Principado se constituyó como su "base de operaciones", dice la UDEF, para hacer negocios en otros países, algunos de ellos paraísos fiscales.

El que registró más actividad internacional fue el primogénito, que hizo "numerosas transferencias internacionales desde las cuentas controladas directa o indirectamente por él" a empresas extranjeras, pero también se le atribuye este tipo de operaciones a Josep.

Actividad desde 1990

Tras analizar todas las operativas, la Policía concluye que "la familia actuaría como un grupo organizado que vendría desarrollando una actividad presuntamente ilícita y prolongada en el tiempo al menos desde 1990, dirigida a la apertura de cuentas bancarias en un territorio fiscalmente protegido para ocultar y operar con dinero de origen desconocido y presuntamente ilícito".

A raíz de este informe, fechado el pasado 24 de abril, el juez que investiga a los Pujol, José de la Mata, afirmó por primera vez en uno de sus escritos, concretamente en el que envió a prisión a Jordi Pujol Ferrusola, que hay indicios de que los Pujol pudieron efectivamente cometer un delito de pertenencia a organización criminal.