"No es cierto que me haya adjudicado una vivienda por la cara". Con esa frase Gregorio Serrano, el director de la Dirección General de Tráfico (DGT) —e íntimo amigo del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido—, ha defendido su inocencia en el caso que destapó el domingo el programa El Objetivo de La Sexta acerca de una vivienda propiedad de la Guardia Civil por adjudicación de ese ministerio para que residiese de manera gratuita en Madrid mientras ocupaba su cargo. Esa vivienda, en concreto, comparte ubicación con unas instalaciones de la Agrupación de Tráfico la Guardia Civil.

"No he hecho nada indigno ni deshonroso", ha asegurado en rueda después de hablar con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y de darle las "explicaciones" pertinentes. En esa comparecencia, ha detallado que se trata de un error administrativo por parte de la Benemérita y asegura estar "dolido" por la información que se le atribuye. "Nunca he ocupado una propiedad de la Guardia Civil y mucho menos de manera gratuita".

Por el cargo que desempeña, tiene derecho a habitar una vivienda en la calle Emilio Muñoz, en el barrio de San Blas, que según ha comentado no estaba en condiciones de ser habitada, por lo que se emprendieron las obras de acondicionamiento pertienentes. Esa situación le obligó a alojarse "de hotel en hotel durante un mes" y a deambular por la capital. "No es fácil encontrar hotel con las dietas", ha añadido. Las informaciones de La Sexta apuntaban que en la vivienda se ha puesto en marcha una obra por valor de 50.762 euros pagados con dinero público.

Los hechos se remontan al 8 de febrero, cuando, según Serrano, recibió una carta del general jefe de la Guardia Civil, Benito Salcedo, para ampliar la autorización del uso de esas instalaciones que desde 2014 el Organismo Autónomo de la Jefatura Central de Tráfico cedió a dicha agrupación. "Recibí un escrito en el que me informaban de que, por necesidades del servicio, les interesaba que se la pudiéramos ceder". Serrano contestó a esa petición el día 15 del mismo mes para proponer que "a cambio, Tráfico pudiera disponer de una vivienda de la Guardia Civil". Pero la respuesta a este último, siempre según sus declaraciones, no llegó a producirse. 

"Jamás he tenido noticia de que a mí me hayan adjudicado nada. A mí nadie me ha adjudicado nada por la cara porque yo he venido a servir a mi país, a mi Ministerio y a ministro". "En mi vida podría ocupar un pabellón de la Guardia Civil sabiendo que hay mandos esperando", ha aclarado, al tiempo que ha aseverado que no tiene "nada que ocultar". "No he cometido ninguna irregularidad en mi vida", ha reiterado, al tiempo que ha señalado: "Se han cebado contra mi persona".

La Guardia Civil niega la adjudicación

La comparecencia de Serrano se produce 24 horas después de que se informara de la supuesta cesión de una vivienda de la Guardia Civil para su disfrute gratuito y horas después de que la Benemérita haya asegurado esta tarde que no ha adjudicado "ninguna" vivienda de la DGT porque desestimó la propuesta al no considerarla de interés para el Cuerpo.

La Guardia Civil reiteró que "no es cierto" que se haya producido una "adjudicación a dedo y gratis" de una vivienda para Serrano, sobre quien asegura que no reside en ninguna vivienda del cuerpo y recordó que en 2016 invirtió más de 3 millones de euros en reformas de pabellones oficiales en toda España.