Trump, en la CIA
El presidente de EE UU, Donald Trump, durante su visita a las instalaciones de la CIA en Langley, Virginia. EFE

El nuevo presidente de EE UU, Donald Trump, visitó la CIA para "agradecer" al personal de los servicios de inteligencia del país, según el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

A través de su cuenta de Twitter, Spicer anunció la visita de Trump a las instalaciones de la CIA y dijo que el presidente, que asumió el cargo este viernes, está "entusiasmado por dar las gracias a los hombres y mujeres de la comunidad de inteligencia".

Trump visitó las instalaciones de la CIA en Langley (Virginia) con un mensaje claro para la comunidad de inteligencia: "De verdad les apoyo", les dijo.  También dijo que hay que "deshacerse" del Estado Islámico (EI), un grupo que debe ser "erradicado".

La relación de Trump con los servicios de espionaje del país ha sido bastante tensa en las últimas semanas, a raíz de las reticencias del mandatario a dar por buena la conclusión, compartida por agencias como la CIA y el FBI, de que Rusia orquestó una estrategia de ciberataques para ayudarle a ganar las elecciones presidenciales.

Rusia ha negado su implicación en esos ciberataques y Trump se mostró escéptico al respecto hasta el pasado 11 de enero, cuando reconoció por primera vez que Moscú estuvo detrás de ellos. De hecho, el día 11, Trump se preguntaba en Twitter si estaba viviendo "en la Alemania nazi", en referencia a las supuestas filtraciones.

Trump ha prometido que en 90 días desde su investidura su equipo presentará un "informe completo" sobre ciberataques y filtraciones, lo que le permitirá ofrecer su versión de un escándalo que comenzó con la infiltración en las comunicaciones del Partido Demócrata, orquestada según EE UU por Rusia, con la intención de influir en el resultado de las elecciones de noviembre.

Mientras, el candidato de Trump para dirigir la CIA, Mike Pompeo, ha contradicho a su futuro jefe al subrayar a Rusia como una de las "principales amenazas" para EE UU y rechazar frontalmente el uso de métodos de tortura durante los interrogatorios de esa agencia de inteligencia.