Pedro Sánchez en El Entrego, Asturias
El exlíder del PSOE, Pedro Sánchez, durante su último acto ante militantes el pasado 10 de diciembre en la localidad asturiana de El Entrego. ARCHIVO

Un paso adelante "firme y decidido" para hacer frente al PSOE que representa la presidenta andaluza, Susana Díaz, y para frenar la opción de una tercera vía supuestamente liderada por el exlehendakari Patxi López. Eso es lo que en los últimos días buena parte de los llamados críticos están reclamando al exsecretario general del partido, Pedro Sánchez, a quien piden que anuncie cuanto antes su candidatura.

La petición, sutil en las últimas semanas, se ha tornado en presión en las últimas 48 horas, con múltiples llamadas telefónicas al exlíder por parte de dirigentes y cargos del partido a fin de convencerle de que deje atrás sus dudas. El detonante ha sido la reunión que tuvo lugar en Madrid el pasado miércoles, promovida por los socialistas vascos y por el exnúmero dos de Sánchez, el riojano César Luena, con el fin de descartar al exsecretario general y apostar por un candidato alternativo para liderar el PSOE frente a Díaz, en caso de que ésta se anime a dar el paso.

El encuentro, al que no estaban citados miembros clave del sector crítico como José Luis Ábalos, secretario general del PSPV de Valencia, o cargos de las federaciones de Andalucía, Extremadura o Castilla La-Mancha, no logró su objetivo porque la mayoría de asistentes no secundaron la propuesta. En cambio, ha generado un profundo malestar con los convocantes entre los afines a Sánchez, que ahora le apremian porque solo así, dicen, se pondrá fin a "situaciones confusas que solo consiguen desmoralizar y desanimar".

Mientras calla, otros pueden intentar ocupar su espacio político y utilizarlo para llegar a pactos que supongan evitar unas primarias libres y democráticasEl hecho de que el 39º Congreso federal del partido esté aún sin convocar por parte de la gestora no ha puesto las cosas fáciles a Sánchez, que desde que el pasado 1 de octubre se vio obligado a dimitir como secretario general se ha movido "entre dudas, traiciones muy cercanas y el apoyo de gran parte de la militancia", según un cargo territorial del partido. Desde que además, entregara su escaño el pasado 30 de octubre para no abstenerse ante el PP pero tampoco contradecir al Comité Federal, ha navegado en un difícil equilibrio entre "gestionar los tiempos y los silencios" y a la vez, mantenerse presente para no caer en el olvido.

Su actividad pública se ha limitado a tres multitudinarios actos con militantes y a tres viajes al extranjero (EE UU, México y Berlín). Pero ahora que ya se sabe que la fecha del congreso, en el que se debe renovar el proyecto y la dirección, se conocerá el 14 de enero, quienes le apoyan creen que ha llegado el momento y que debe decidirse. "Pedro debiera tomar una decisión a corto plazo, incluso antes del Comité Federal, sobre si se va a presentar o no, porque su silencio puede desmovilizar y provocar desconcierto entre la militancia que le apoya y porque mientras calla, otros pueden intentar ocupar su espacio político y utilizarlo para llegar a pactos para recolocarse y que supongan evitar unas primarias libres, democráticas y con concurrencia de candidatos para el necesario debate", afirma el diputado vasco Odón Elorza.

Desde el PSE sostienen que si Sánchez se presenta, Patxi López no lo hará, pero creen que "Pedro no lo tiene decidido" "El apoyo de los militantes nadie lo duda. Está legitimado, y si diera un paso al frente los que dudan se pondrían detrás, no enfrente. Si Pedro tira los otros irán detrás", afirma un líder territorial socialista. "Tanto él como Patxi están midiendo los tiempos, pero si Pedro da el paso la opción de Patxi entra en vía muerta porque él nunca iría a la contra de Pedro", asegura otro dirigente.

Fuentes del PSE avalan esa opinión y sostienen que si Sánchez se presenta, "Patxi López no lo hará". No obstante, insisten en que "Pedro no lo tiene decidido· y subrayan que, mientras no se pronuncie, ellos abogarán por la "vía Patxi". En este sentido, desde el entorno de Sánchez aseguran que éste, a pesar de "las decepciones personales", está "animado" y  "dispuesto a dar el paso a la espera de que se convoquen las primarias".

Las dudas entre los críticos

"Las dudas entre los críticos están circunscritas a los vascos y a los riojanos", afirma una de las personas presentes en la reunión del miércoles, en referencia a Idoia Mendia, secretaria general del PSE, y César Luena, secretario general del PSOE de La Rioja. Además de Mendia y Luena, al encuentro asistieron la secretaria general de Navarra, María Chivite; de Murcia, Rafael González Tovar; la presidenta de la gestora de Galicia, Pilar Cancela, el secretario de Organización de Madrid, Enrique Rico, la diputada asturiana Adriana Lastra y el que fuera jefe de gabinete de Luena en la secretaría de Organización del PSOE, Juan Ramón Ferreira, miembro de la Ejecutiva del PSOE de Extremadura. Éste último también apostó por la tercera vía.

Aparentemente, todos en el sector crítico están en los mismo, en un "frente común por un modelo de partido antagónico a la derecha", más "moderno, abierto y menos centralista", y que consideran antagónico al modelo que, a su juicio, representan Susana Díaz o sus afines. Sin embargo, tienen diferencias de criterio o cuanto a quién debe liderar ese proyecto. En el PSE, importantes dirigentes opinan que la posible candidatura de la líder andaluza provoca un "enorme rechazo" en gran parte de la militancia, pero creen que Sánchez está "quemado" por haber perdido dos elecciones generales y el apoyo del Comité Federal y consideran que una victoria suya "abocaría al PSOE a una fortísima división interna". Estas fuentes sostienen que, además de ellos y Luena, opinan en esta línea cargos de distintas federaciones.

Del otro lado, los afines a Sánchez consideran que, aunque una tercera vía "es legítima", es el exsecretario general quien " tiene el capital ante la militancia". "Fue Pedro quien defendió un Gobierno alternativo, quién defendió el no a Rajoy, quien dimitió de su escaño para no tener que abstenerse. Ese capital es intransferible", asegura otro dirigente socialista, para quien López no es viable como alternativa a Díaz porque ni capitaliza "el malestar de las bases" ni representa "el choque ideológico" que creen que debe darse en el partido. "Necesitamos una catarsis, un cambio de verdad, y Patxi no está en condiciones de eso".

Buena parte de los críticos temen, además, que la llamada "vía Patxi" acabe en pacto "de una forma u otra" con Díaz, por lo que la descartan. "El partido necesita un debate programático, un compromiso de giro a la izquierda y reforzar la democracia interna", añade Elorza, que rechaza pactos para una candidatura única de consenso que hurten ese debate.

Entretanto, el portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez, afirmaba este lunes que una única candidatura al congreso federal "daría mucha fuerza al proyecto del partido" ya que sería un congreso "de unidad con un amplísimo consenso". Un dicurso muy en la línea de lo expresado el fin de semana por el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y que ha causado tanto revuelo que este mismo martes el presidente de la dirección interina, Javier Fernández, tuvo que salir al paso.  "Espero que sea un debate de ideas y con candidatos", ha dicho Fernández, al tiempo que ha negado que se esté dilatando la convocatoria del congreso para "desactivar" a Pedro Sánchez.