Guardia Civil
Acto en Pamplona para conmemorar la festividad de la Guardia Civil. EUROPA PRESS

Dos personas han sido detenidas por la Policía Foral acusadas de un delito de lesiones en relación con la agresión que en la madrugada de este sábado han sufrido en Alsasua dos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas.

La investigación sobre lo sucedido está abierta y los agentes autonómicos no descartan que puedan producirse nuevos arrestos y que al delito ya imputado se sumen otros.

Los hechos, han precisado, ocurrieron a las 5.00 de la madrugada en bar Koxka cuando los agentes, un teniente y un sargento, fueron increpados por un "grupo numeroso" de personas al ser reconocidos como miembros de la benemérita.

Como consecuencia de la agresión, uno de los agentes ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente por una fractura en el tobillo, según ha explicado fuentes de la delegación del Gobierno en Navarra. Las otras tres personas afectadas han sufrido policontusiones de carácter leve.

Los agentes agredidos pidieron la intervención de la Policía Foral, que se encarga en estos momentos de la investigación, si bien el expediente será trasladado a la delegación del Gobierno, que asumirá la investigación de los hechos.

Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) afirma en un comunicado que los agentes "han sido salvajemente agredidos por aproximadamente 50 personas pertenecientes a la izquierda radical vasca al ser reconocidos como miembros de la Guardia Civil".

"Una vez más los valientes gudaris, haciendo gala de una cobardía sin parangón, valiéndose de una superioridad manifiesta, se han lanzado cual jauría de perros rabiosos contra unos servidores públicos por el simple pecado de ser guardia civil", dice esta asociación, que muestra su "repulsa e indignación ante estas agresiones fruto del odio y el extremismo".

Tras afirmar que "interpretaciones laxas y tibias del código penal por parte de algunos jueces alimentan esta jauría de despojos humanos, incitando por dejadez al odio", la AEGC subraya que "espera y desea" una pena "acorde con la gravedad de los hechos, aplicando la ley con toda firmeza, demostrando valentía en la condena judicial, la misma demostrada por los dos guardias civiles y sus mujeres".

Consulta aquí más noticias de Navarra.